lunes 11 de noviembre, 2019
Inicio Blog

Si puedes ver cuánto vales, es probable que te juntes con quién también pueda verlo: Abriendo el flujo del amor.

0

Hay personas que se acercan a nosotros y nos dicen: “Es que nadie quiere estar conmigo”, “Es que no puedo tener pareja”. Y la pregunta que siempre les hacemos es: “¿No puedes tener pareja o no quieres tener pareja?”

Esta respuesta siempre genera un poco de confusión, y les preguntamos: “¿Qué crees acerca de tener pareja?” Nos responden que “es muy difícil, que hay pocos hombres buenos, que sólo personas con suerte tienen buenas parejas”.

Al escucharlas responder, se genera una tercera pregunta: “¿Crees que puedas tener pareja?”, a lo que responden: “No creo, es que está muy difícil”.

Aquí es precisamente donde les ayudamos a reflexionar que lo que piensan, es lo que están generando en su realidad.

Otra reflexión que hacemos es: “¿Para qué quieres pareja?” Y responden: “Para ser feliz, para sentirme amada, valorada, especial y disfrutar de la vida”. “¿Y cómo te sientes –continúo– mientras no tienes pareja?” “Sola, triste, poco especial, no amada”, responden. Entonces juntos encontramos el problema.

Si estás triste, sientes que no vales y que no mereces lo mejor, sólo vas a seguir perpetuando esa situación en tu vida. Es importante empezar a trabajar en sentir en ti misma, todo lo que estás buscando que otro te de; es decir, tienes que respetarte, valorarte, sentirte especial y disfrutar el tiempo contigo misma. De esa forma tu energía vibrará de manera rápida y atraerás a una persona con una energía similar.

Lo voy a resumir en una frase:

“Si no puedes ver cuánto vales, es probable que te juntes con personas que tampoco puedan verlo”.

Y en positivo:

“Si puedes ver cuánto vales, es probable que te juntes con quién también pueda verlo”.

Evita estar pensando en no tener pareja, mejor agradece que viene en camino tu pareja perfecta. Te mando un gran abrazo y mucha luz.

Yo reconozco mi verdadero Ser: Sanación Energética.

1

El proceso de reconocimiento de tu verdadero Ser y la magia de descubrir quién eres, inicia quitando todas las capas que tu mente ha creado a través de tu experiencia.

Es el paso más grande que vas a dar, es el retorno al hogar, a la conciencia; ese viaje sólo lo puedes hacer tú y sólo será cuando estés listo, cuando sientas la seguridad de avanzar a la espiritualidad, a la verdadera vida que empodera y libera todo tu potencial.

Existen muchos caminos para recordar quién eres. Nosotros el camino que amamos es el de la Sanación Energética, en el cual –a través de la práctica de las técnicas– puedes comprobar que todo lo que has leído, aprendido en películas o que sabes, es real, tangible, profundo y transformador.

Nosotros le llamamos “horas vuelo” a todo ese tiempo y espacio que utilizas para conectar con La Luz y ayudas a otros a poder hacerlo.

Muchas veces han llegado con nosotros médicos o personas muy lógicas que no creen que la energía se pueda corregir, pero al estar ahí y darse cuenta que se generan cambios rápidos, positivos y profundos, abren su mente a otras posibilidades, a otro nivel de su misma conciencia.

Cuando estés listo y tu Ser te lo indique, acércate al mundo de la conciencia. Y si es con nosotros, será un placer enorme poder coincidir. El verdadero viaje comienza con el reconocimiento de tu naturaleza divina.

Gracias por leerme. Que tu mente te lleve a caminos de luz.

El verdadero poder.

0

Muchas veces se cree que mientras más fuerza de voluntad, más mente le metes a todo, más razón y más seguridad en tus creencias, tienes mucho poder. Pero en verdad el verdadero poder cuando lo hablamos desde lo espiritual, tiene que ver con recordar quién eres, recordar tu esencia, recordar que tú estás más allá de las palabras, de la mente y de las emociones.

Tú eres el Ser que escucha, no el ser que habla. La mente, nuestro ego, es el que regularmente está tomando las riendas de nuestra vida y simplemente está limitado a una personalidad, a un papel, a un personaje y no podemos salir más allá de este Ser o de este Yo-Ego.

Entonces el verdadero poder tiene que ver con el silencio, con darte cuenta que tú eres más allá que tu simple diálogo mental –muchas veces limitante, expansivo y con nuestras múltiples voces del ego, negativas o conflictivas o limitantes– y voces del ego que hablan de expansión, de crecimiento de conciencia, pero siguen siendo nuestro ego en este diálogo mental interesante, grande, y que a veces parece un círculo vicioso interminable.

Entonces nuestro verdadero poder viene de nuestro centro y va más allá de las palabras.

Le preguntan a Buda:

–Maestro, ¿tú eres un dios?
–No –contestó Buda–
–¿Tú eres un ángel?
–Tampoco.
–¿Entonces qué eres?
–Sólo soy un testigo silencioso.

¿Y qué es ser un testigo silencioso? Es un Ser que no se identifica con las formas, con lo que sucede. Sino simplemente observa, solamente es.

Recordemos dónde está este Ser, esta energía. Sino podemos pasar toda nuestra vida filosofando, conociendo, leyendo, tomando cursos, meditando, pero si no vamos más allá de nuestro diálogo mental, de nuestra según “sabiduría” –porque a veces sólo es conocimiento-, que no puedes conocer a tu ego. Y si no puedes conocer a tu ego, desde la mente nunca vas a poder conocer al Ser o la verdadera espiritualidad.

De hecho podemos saltarnos todo ese proceso con sólo observarnos, sólo concentrarnos en las sensaciones de nuestro cuerpo, en lo que percibimos, lo que olemos, lo que sentimos, y darnos cuenta de la percepción del espacio.

En esto vamos a poder encontrar el Ser que es el testigo silencioso que ya eres, pero que a veces has jugado a ya no ser y a reconocerte.

Esta es la idea. Paremos la identificación con nuestro diálogo mental que a veces tortura, a veces preocupa, a veces nos mete en círculos del pasado, en tristeza, mejor disfrutemos este momento aquí y ahora.

Dice una frase:

“Alégrate porque todo lugar es aquí y todo momento es ahora”.

–Buda–

Enfoquémonos más en este espacio, en ese lugar donde me estés leyendo, estés donde estés concéntrate que estás tomando ya sea tu celular o que estás en tu computadora, y que tú eres el que está viendo la pantalla, en lugar de sólo estar fundido con la información.

Recuerda, hay algo que está en ti esperando a que lo descubras, y cuando hagas ese esfuerzo por concentrarte en las sensaciones en lugar de sólo diálogo mental, vas a encontrar tu verdadero poder, tu verdadera naturaleza y tu verdadera esencia y es cuando más vas a disfrutar este juego, esta ilusión, esta matrix.

Muchísimas gracias por leerme. Te mando un gran abrazo, mucha luz y que tu mente te bendiga.

La magia de la sanación energética.

0

Mi primer acercamiento con el mundo de la sanación fue cuando un amigo me contó que se había lastimado fuertemente su rodilla y que una vecina le había dado sanación por medio de imposición de manos. Yo ya había escuchado brevemente de esta técnica pero nunca lo había corroborado. Intrigado le pregunté si en verdad servía y él me comentó que desde la primera sesión, su rodilla se había desinflamado y se sentía mejor. Me dijo que cuando la chica colocaba sus manos cerca de su rodilla sentía calor y bienestar. Recuerdo que me quedé sorprendido y a la vez con muchas ganas de saber si yo mismo lo podría hacer.

Busqué en internet algún lugar donde enseñaran esta técnica. Después de ver muchos lugares y no sentirme atraído por ninguno de ellos, llegó por fin el adecuado. Aprendí y conecté con el mundo mágico e increíble de la Sanación Energética, practiqué con quien se dejara y cada terapia que impartía quedaba completamente asombrado de lo que sucedía, iba corroborando todo lo que en teoría sabía, lo que todos los libros cuentan acerca de la luz, los colores de la energía, los ángeles, los guías espirituales, la conciencia…

Después de muchos meses de práctica, decidí poner mi consultorio, renté una oficina muy linda y comencé mi camino como sanador, el camino que estaba escrito para mí. Muchos de mis primeros pacientes fueron amigos, familiares de amigos y alguna que otra persona que no conocía. Creo que yo era el más impresionado de lo que sucedía en las sanaciones; obviamente tenía mucho que experimentar, pero yo aplicaba todo lo que sabía en ese momento.

No sé que me gusta más, si dar terapias de sanación con imposición de manos o que me la den a mí, porque en verdad es un momento de conexión con la conciencia, con la divinidad interior, con el ser espiritual que eres y no necesitas tener muchas habilidades, ni ser especial, sólo necesitas querer hacerlo, querer mejorar tu vida y la de los demás. Hacer de este nuestro mundo un lugar con más armonía, más conciencia, más respetuoso y responsable.

A través de esta primera técnica de imposición de manos, te darás cuenta que existe un mundo lleno de luz más allá de lo que nos imaginamos y que podemos acceder a él sin necesidad de intermediarios, conectar con la divinidad en el lugar donde estés.

Yo conocí a dos de mis primeros guías espirituales a través de esta técnica. En una ocasión una paciente gritó en plena terapia porque al abrir los ojos dice que vio como un indio Siux se agachó para no ser visto, y en repetidas ocasiones los pacientes me describían a ese ser. Yo todavía estaba desarrollando mis habilidades y en verdad yo no lo podía ver, sólo sentía esa energía cálida, amorosa, fluyendo por mis manos y dirigiéndose al paciente; sentía una conexión muy fuerte con los pacientes, ese amor incondicional del que se habla mucho, durante la terapia algo pasa, el tiempo se detiene y puedes sentir tu alma y el alma del paciente comunicándose sin palabras, de ser a ser, con toda una infraestructura divina alrededor: esferas de luz, rayos, seres de luz, maestros espirituales…

Las filosofías religiosas se quedan cortas y sabes que es real porque tú y tu paciente lo están sintiendo.

En esa etapa de mi vida aprendí muchísimo. Recuerdo llegar a casa extasiado por todas las experiencias que vivía, de hecho sentía que algunas no las debía contar porque nadie me creería, pero yo lo había sentido y había coincidido con la experiencia de mi paciente. Y eso era lo que importaba.

Así empezó mi camino, esperando salir de mi trabajo cotidiano para dar sanaciones por las tardes. Saber que tenía paciente en la tarde me alegraba el día y en verdad estaba tan agradecido que veces sentía que el que debía de pagarles era yo, aunque no les decía, porque entendía la ley del equilibrio y aparte tenía que pagar la renta del consultorio.

Todo ese tiempo fue de practicar, conocer, experimentar y ser muy feliz al saber que todo lo que sabía en teoría era real. Durante todo ese tiempo lo que cobraba por las sanaciones era simbólico y había meses que no juntaba para la renta, pero yo estaba muy feliz y mis pacientes salían muy contentos.

Ahora todo se ha mejorado, al ir aprendiendo más técnicas de sanación, haber desarrollado mis dones a través de la práctica y dar muchas sanaciones me siento agradecido con la vida y con el Universo porque mi conciencia ha experimentado la luz en infinitas formas y posibilidades, y eso nadie me puede decir que no existe. Ahora también nuestros pacientes salen cada vez más equilibrados, empoderados al saber qué es lo que los desequilibra y con esperanza al saber que pueden retornar al equilibrio y a la salud haciendo los cambios necesarios en su vida.

Este es el camino para los que se han cansado de teoría, de querer tener toda la información del mundo espiritual, filosófico y religioso; para los que quieren sentir la luz, sentir la vida espiritual, sentir los seres de luz y la ayuda divina. Este camino es para los que quieren hacer de su vida una luz para los demás.

Recibe luz y bendiciones.

El poder de la energía sexual.

0

Un tema vital que todo mundo deberíamos entender y manejar de forma espiritual, es la energía sexual. Ésta –que a veces ha sido tachada como mala, prohibida y sucia– es, de hecho, utilizada desde la luz. Incluso podría ser la herramienta más poderosa para nuestro crecimiento en conciencia.

Saber de la energía sexual no quiere decir que hayas tenido relaciones. En los talleres de Energía Sexual y Alquimia Espiritual que hemos impartido, algunos hombres o parejas de nuestras alumnas, piensan y se preguntan “¿Qué me van a enseñar de la energía sexual si yo soy experto?” Tener relaciones sexuales no te lleva a ser experto. Hay algo más allá del cuerpo que tiene que ver con la energía y el espíritu.

Somos seres espirituales viviendo una experiencia humana, y de hecho nuestra encarnación es posible gracias a que nuestros padres se unieron sexualmente y utilizaron esta energía vital-sexual-espiritual; gracias a ella estamos aquí. Esto quiere decir que el verdadero propósito de esta energía es altamente espiritual. Si fuera sucia, mala, negativa o prohibida, la conciencia o dios –o como quieras llamarle–, hubiera elegido otra forma para que pudiéramos tener descendencia; aunque por el desconocimiento, la sexualidad muchas veces hacemos que vibre muy bajo.

Podríamos decir, la sexualidad es de origen divino, pero su uso negativo tiene manifestaciones no divinas o no positivas en nuestra vida.

Es interesante saber que hay que subirle al nivel de energía sexual. Comentábamos en los talleres que la espiritualidad empieza cuando dominamos la sexualidad y le damos la prioridad al amor en nuestra vida. De hecho la conciencia en lo sexual no quiere decir que no vas a sentir nada o que ni siquiera vas a vivir placer, al contrario, un placer espiritualizado se amplifica y aumenta los niveles de energía, de conciencia y de sabiduría. Nuestro campo energético lo hace demasiado magnético y podemos manifestar lo que queremos más rápidamente.

También es importante saber que hay varias dualidades en la tierra. Dos importantes, el miedo y el amor. El miedo es la frecuencia que vibra más bajo y el amor la que vibra más alto. El miedo es el papá de todas las emociones negativas: odio, inseguridad, celos, apego… Y en el amor tenemos a la mamá de las emociones positivas: respeto, amor incondicional, compasión, ayuda, perdón, confianza… Esto nos va a servir para entender cómo subirle el nivel a nuestra vida sexual.

Y tenemos también otra dualidad interesante, tanto en nosotros mismos como en nuestra situación de pareja: La energía ying y yang. La energía ying es la energía femenina, energía emocional que también tiene que ver con el lado izquierdo de nuestro cuerpo; la energía yang es masculina y tiene que ver con el lado derecho del cuerpo, nuestro lado racional.

Todos tenemos esa misma dualidad y regularmente la conciencia te motiva en crecimiento con la energía opuesta a ti. Por ejemplo, si eres hombre y tu energía es yang, vas a atraer una energía ying que te va a ayudar a crecer y mejorar tu vida. También es interesante saber que puedes ser hombre y tener más energía ying, entonces aprendes por el opuesto, atrayendo, quizá, a una mujer que su energía es más yang, energía masculina. O con personas del mismo sexo, donde un@ vibra en energía ying y el/la otra en yang.

En las Siete Leyes Espirituales del Kybalión, existe una llamada “Ley de Generación”, la séptima ley, y dice que “para manifestar algo en la vida se necesita el aspecto femenino y masculino”. Para manifestar vida, se necesita energía masculina y femenina. Biológicamente necesitamos que la energía sea ying y yang para manifestar vida; y también en toda la naturaleza, funciones masculinas y funciones femeninas para manifestar vida.

Entonces si esa energía sexual espiritual manifiesta vida, no tiene para nada algo negativo. Más bien es una energía mágica, una energía que acerca al mundo de la conciencia y al mundo de la divinidad cuando es entendida, practicada y desarrollada desde la alta frecuencia del amor y el amor incondicional. En ese momento sí, la energía se vuelve divina.

Cuando esta energía sexual-espiritual está vivida y practicada desde el miedo –apego, deseo, pertenencia, autosatisfacción, como un amor egoísta–, esta energía hace que se vibre bajo y distorsione todo el campo energético de la pareja, cayendo en desequilibrios grandes.

La energía y su vibración.

0

La pregunta: ¿Eres buena vibra o mala vibra? Muchas veces somos buena o mala vibra sin darnos cuenta, porque quizá no tenemos los conceptos adecuados o no integramos toda la información.

Te voy a platicar cómo cuidar tu energía, cómo atraer cosas positivas a tu vida y cómo operar algunas de las leyes universales que son importantes para nuestra conciencia, para nuestra experiencia en la Tierra y seguir creciendo.

Una característica importante de la energía sutil –esa energía que tenemos todos los seres, animales, plantas y todo lo que existe– es la frecuencia: la variación de la onda conforme avanza el tiempo.

En esta imagen vemos en la parte de arriba que las ondas son más rápidas, y esas ondas rápidas son ondas de alta frecuencia o alta vibración; las de abajo son ondas de baja frecuencia o baja vibración.

Al hablar entonces de una persona buena vibra, podríamos decir que su energía tiene las características de ondas rápidas, una energía rápida. De hecho en esto de la energía lo que queremos es aumentar nuestra vibración, o sea que nuestra vibración sea muy rápida.

Ser mala vibra tiene que ver con ondas lentas, ondas de baja frecuencia. Y esto tiene que ver con las emociones, te platicaré cuáles son de alta frecuencia y cuáles de baja frecuencia; así empezaremos a poner en claro algunos principios para atraer y crear la vida que deseamos.

En el universo hay dos emociones principales que definen nuestra vibración: El miedo y el amor. Y cada una atraerá cosas similares a nuestra vida.

El miedo es la frecuencia que vibra más bajo. Regularmente se dice que una persona mala vibra es aquella egoísta, que habla mal de los demás, que juzga. Y no. La persona más mala vibra que hay es la persona que vibra en miedo. Y dije que vibra, no que habla de miedo, no que tiene miedo. Puede ser una persona que no diga nada y en su casa tenga mucho miedo; a lo mejor a que la asalten, a que no le alcance el dinero, a que le pase algo a sus hijos… Y esa persona estaría vibrando lo más bajo que se puede.

Entonces cada vez que tú tienes miedo, estás vibrando súper bajo. ¿Y qué emociones están basadas en el miedo? Celos, ira, tristeza, preocupación, ansiedad, rencor y estrés.

Y las emociones no es que sean negativas o positivas, pero todas tienen frecuencia; y sea que vibren alto o bajo, van a atraer cosas similares a nuestra vida.

El amor es la emoción que vibra más alto. Y estoy hablando del verdadero amor incondicional. Es de hecho la frecuencia más elevada que podemos sostener en nuestra vida, aunque no la más estable, pero sí la más elevada.

Cada vez que vibras desde el amor, estás vibrando muy alto y vas a atraer cosas similares a esa vibración.

¿Y cómo sé que estoy vibrando en el amor? Porque son todas las emociones positivas y de alta frecuencia; por ejemplo, la armonía o paz interior es la frecuencia más estable. También la alegría, el respeto, la confianza, la fe y la tranquilidad están basadas en el amor.

Sencillo: Todas las emociones que unen, están basadas en el amor. Todas las emociones que separan, están basadas en el miedo.

¿Qué es lo importante que hay que cuidar de esto? Que existe una ley llamada Ley de Vibración, un principio muy importante: Lo semejante atrae o produce lo semejante.

En el universo existe; y lo sepas o no, opera. Es como la ley de la gravedad, alguien puede decir “Yo no creo en la Ley de la Gravedad, entonces me voy a aventar de la azotea”. No importa que creas o no, o que la sepas o no, las leyes operan aunque tengas desconocimiento de ellas.

¿Qué es lo que tendría que cuidar muchísimo? Que, de acuerdo a la Ley de Vibración donde lo semejante atrae a lo semejante, si yo estoy vibrando en emociones de baja frecuencia, si estoy vibrando en miedo, voy a atraer a personas, situaciones y experiencias que vibren igual; es decir, que vibren en miedo y con emociones de baja frecuencia.

Entonces no es que alguien te haga cosas, sino simplemente los atraemos. No existen víctimas, sólo existen cocreadores.

Si, por ejemplo, alguien vive con miedo de que lo asalten y está pensando y sueña con eso y habla de eso, está vibrando toda esa energía y lo único que está haciendo es atraer a quien vibre así, quizá en la falta de respeto a los demás, y llegue y al final asalte a esa persona. Y lo más curioso es que todavía esa persona dirá “Ya ves, te dije que me iban a asaltar”. No es que supiera el futuro, sino que lo creó y atrajo a las personas que vibraban similar.

¿Te has dado cuenta que las personas que más se quejan son las que más cosas negativas les pasan? Y es por este principio, que si están vibrando bajo, sólo atraen emociones, personas y energías que vibran bajo.

Hay una frase que dice:

“Si no logras ver lo que vales, es probable que te juntes con quien tampoco pueda verlo”.

Si sientes que no vales, vas a atraer a alguien que en verdad te va a hacer que no valgas. Lo mejor que podemos hacer es cambiar las emociones de baja frecuencia por emociones de alta frecuencia y basadas en el amor: armonía, alegría, respeto, fe, confianza, aceptación, tranquilidad…

¿Qué crees que le va a pasar una persona que vibra en alta frecuencia? Obviamente va a atraer lo semejante, va a atraer a personas, situaciones y experiencias que vibren similar con esa energía elevada.

Otra frase muy interesante dice:

“El universo no te bendice ni maldice, sólo te devuelve tu vibración”.

En verdad, ya sólo por conveniencia propia, conviene perdonar, conviene amar, conviene respetar, conviene confiar, porque son las emociones que vibran alto y atraerán puras bendiciones a nuestra vida.

Tú decides qué atraes a tu vida y qué quieres alejar desde la conciencia, desde saber aplicar las leyes de manera responsable, amorosa y con sabiduría.

Gracias por ser parte de esta misión, de crecer en conciencia y hacer de este mundo un lugar más equilibrado, más sano y con más armonía. Gracias por leerme.

Seis enseñanzas del Dalai Lama sobre el sexo.

0

¿Y qué dice el Dalai Lama sobre el sexo? Conoce su enseñanza desde el punto de vista del budismo tántrico en seis claves.

1. “Cuando practicas las etapas avanzadas de la etapa completa, poder tener contacto sexual sin liberar semen es algo necesario”.

2. “El intercambio sexual puede ser usado en el camino espiritual porque, sí quien lo practica tiene una firme compasión y sabiduría, genera una concentración en la conciencia”.

3. “Para los budistas, el intercambio sexual puede ser usado en el camino espiritual porque, si el practicante tiene una firme compasión y sabiduría, genera una concentración extrema en la conciencia. Su propósito es manifestar y prolongar niveles más profundos de la mente para poner sus poderes a trabajar en el fortalecimiento de la comprensión del vacío. De otra manera, la relación sexual no tiene nada que ver con el cultivo espiritual. Cuando una persona ha alcanzado un alto nivel de práctica en la motivación y la sabiduría, entonces la sola unión de los dos órganos sexuales no le resta nada al mantenimiento del comportamiento puro de esa persona”.

4. “Mediante técnicas especiales de concentración durante el sexo, los practicantes competentes pueden prolongar estados muy profundos, sutiles y poderosos, y ponerlos a funcionar para comprender el vacío. Sin embargo, si te involucras en una relación sexual dentro de un contexto mental ordinario, no existe beneficio”.

5. “De hecho […] el órgano sexual es utilizado, pero el movimiento de energía que está teniendo lugar es, al final, enteramente controlado. Nunca se debe dejar que la energía se salga. Esta energía debe ser controlada y eventualmente regresada a otras partes del cuerpo. Y aquí podemos ver que hay una suerte de conexión especial con el celibato”.

6. “Hay una gran diferencia entre el movimiento de fluidos regenerativos de dos individuos involucrados en una relación sexual ordinaria en contraste con una relación sexual entre un yogui y una yoguini altamente realizados […]. En principio, la diferencia general entre los dos tipos de actos sexuales es el control del flujo de fluidos regenerativos. Los practicantes de tantra deben tener control sobre el fluir de los fluidos, y aquellos que están muy experimentados incluso pueden revertir la dirección del flujo, aun cuando ha llegado a la punta de los genitales. Los practicantes menos experimentados tienen que revertir la dirección del flujo desde un nivel más alto. Si los fluidos descienden demasiado, es mucho más difícil controlarlos”.

“Alcanza tus sueños”, de Mahatma Gandhi.

0

“Sé firme en tus actitudes y perseverante en tu ideal. Pero sé paciente, no pretendiendo que todo te llegue de inmediato. Haz tiempo para todo, y todo lo que es tuyo,vendrá a tus manos en el momento oportuno. Aprende a esperar el momento exacto para recibir los beneficios que reclamas.

Espera con paciencia a que maduren los frutos para poder apreciar debidamente su dulzura. No seas esclavo del pasado y los recuerdos tristes.

No revuelvas una herida que está cicatrizada. No rememores dolores y sufrimientos antiguos. ¡Lo que pasó, pasó! De ahora en adelante procura construir una vida nueva, dirigida hacia lo alto y camina hacia delante, sin mirar hacia atrás.

Haz como el sol que nace cada día, sin acordarse de la noche que pasó. Sólo contempla la meta y no veas que tan difícil es alcanzarla. No te detengas en lo malo que has hecho; camina en lo bueno que puedes hacer.

No te culpes por lo que hiciste, más bien decídete a cambiar. No trates que otros cambien; sé tú el responsable de tu propia vida y trata de cambiar tú. Deja que el amor te toque y no te defiendas de él.

Vive cada día, aprovecha el pasado para bien y deja que el futuro llegue a su tiempo. No sufras por lo que viene, recuerda que cada día tiene su propio afán.

Busca a alguien con quien compartir tus luchas hacia la libertad; una persona que te entienda, te apoye y te acompañe en ella. Si tu felicidad y tu vida dependen de otra persona, despréndete de ella y ámala, sin pedirle nada a cambio.

Aprende a mirarte con amor y respeto, piensa en ti como en algo precioso. Desparrama en todas partes la alegría que hay dentro de ti.

El éxito en la vida no se mide por lo que has logrado, sino por los obstáculos que has tenido que enfrentar en el camino.

Tú y sólo tú escoges la manera en que vas a afectar el corazón de otros y esas decisiones son de lo que se trata la vida. Que este día sea el mejor de tu vida.

Siempre es hoy, el eterno presente”.

Cuento “La roca y el rey”.

0

“Hace mucho tiempo, en un país lejano, un rey muy sabio colocó una gran roca obstaculizando el camino que daba hasta su reino. Luego de eso se escondió entre los arbustos para ver si alguien quitaba la tremenda roca.

Algunos de los comerciantes más adinerados del país y cortesanos que atravesaban diariamente ese sendero, simplemente dieron una vuelta alrededor de la roca, blasfemando y culpando en voz alta al rey por no mantener los caminos despejados; pero ninguno hizo nada para retirar la gran piedra del camino.

Más tarde pasó un humilde campesino con su carreta cargada de verduras. Al acercarse y ver la roca, desató a sus caballos de la carreta para amarrarla a la roca y moverla hacia un lado del camino. Juntos –él y sus caballos– tiraron varias veces, y después de mucho esfuerzo la roca por fin logró moverse, dejando libre el camino.

Mientras volvía a amarrar sus caballos a la carreta, se dio cuenta que justo donde estaba la roca, había una gran bolsa. Cuando se acercó y la abrió, fue tal su asombro y emoción que no podía dejar de sonreír. La bolsa estaba atiborrada de monedas de oro y una nota escrita por el mismo rey, donde indicaba que el oro era la recompensa para la persona que, sin más, removiera la piedra del camino.

El campesino aprendió ese día que cada obstáculo siempre será una gran oportunidad”.

__
Autor anónimo.

“El dí­a en que Dios creó a las madres”, de Erma Bombeck.

1

El dí­a en que Dios creó a las madres (y ya habí­a pasado el dí­a y la noche durante seis días), un ángel se le apareció y le dijo:
– ¿Por qué esta creación está dejándote tan inquieto Señor?

El Señor le respondió:
– ¿Has leí­do las especificaciones de esta orden?
1] Ella tiene que ser totalmente lavable, pero no puede ser de plástico.
2] Debe tener 180 partes móviles y sustituibles, funcionar a base de café y sobras de comida.
3] Tener un regazo suave que sirva de almohada para los niños.
4] Un beso que tenga el don de curar cualquier cosa, desde una herida hasta un sufrimiento de amor,
5] y tener seis pares de manos para cumplir con todas las tareas.

El ángel sacudió lentamente su cabeza y le dijo:
– ¿Seis pares de manos Señor? – Parece imposible!?!
– “Pero el problema no es ese “, dijo el Señor – “son los tres pares de ojos que esta criatura tiene que tener.”

El ángel, con un sobresalto, le preguntó:
– ¿Para qué?

– Un par de ojos para ver a través de las puertas cerradas, para cuando se pregunta que están haciendo los niños allí­ dentro (aunque ella ya lo sabe);
otro par en la parte posterior de la cabeza, para ver lo que no deberí­a, pero tiene que saber;
y ojos normales, por supuesto, capaces de consolar a un niño llorando, diciendo: – “Te entiendo y te amo! – Sin decir una palabra.

Y el ángel comenta:
– Señor … es hora de dormir. Mañana será otro dí­a.

Pero el Señor le explica:
– No puedo, está casi lista. Ya tengo un modelo que se cura cuando se enferma, que puede alimentar a una familia de seis con una libra de carne molida y puede convencer a un niño de 9 años que se bañe…

El ángel lentamente dio la vuelta al modelo y habló:
– Es muy delicada Señor!
Pero el Señor dijo con entusiasmo:
– Pero es muy resistente! No te imaginas lo que esta persona puede hacer o soportar!

El ángel, analizando mejor la creación, observa:
– Hay una fuga Señor…
– No es una fuga, es una lágrima!
Y esta sirve para expresar alegrí­a, tristeza, dolor, soledad, orgullo y otros sentimientos.

– Eres un genio, Señor! – dijo el ángel emocionado con la creación.
– Pero no fui yo quien puso esa lágrima ahí­. Sólo apareció…

Redes Sociales

78,095fansMe gusta
2,025seguidoresSeguir
46seguidoresSeguir
173seguidoresSeguir
2,890suscriptoresSuscribirte
X