Inicio Blog

Fragmento del libro “Conversaciones con Dios”, de Naele Donald Walsh.

0

En estos días de transformación se ha hablado mucho del miedo e incluso te he invitado a cambiar tu energía en cuanto llegues a sentirte abrumada o abrumado. Quiero compartirte el fragmento de Naele Donald Walsh de su libro “Conversaciones con Dios” para ayudarte a comprender un poquito más el por qué existe el temor.

“Cualquier acción emprendida por los seres humanos se basa en el amor o el temor, y no simplemente las que afectan a las relaciones. Las decisiones relativas a los negocios, la industria, la política, la religión, la educación de sus jóvenes, la política social de sus naciones, los objetos económicos de su sociedad, las decisiones que implican guerra, paz, ataque, defensa, agresión, sometimiento; las determinaciones de codiciar o regalar, de ahorrar o compartir, de unir o dividir: cualquier decisión libre que tomen se deriva de uno de los dos únicos pensamientos posibles que existen: un pensamiento de amor o un pensamiento de temor.

El temor es la energía que contrae, cierra, capta, huye, oculta, acumula y daña.

El amor es la energía que expande, abre, emite, permanece, revela, comparte y sana.

El temor cubre sus cuerpos de ropa; el amor les permite permanecer desnudos.

El temor se aferra a todo lo que tienen; el amor lo regala. El temor prohibe; el amor quiere. El temor agarra; el amor deja ir. El temor duele; el amor alivia. El temor ataca; el amor repara.

Cualquier pensamiento, palabra o acto humano se basa en una emoción o la otra. No tienen más elección al respecto, puesto que no existe nada más entre que elegir. Pero tienen libre albedrío respecto a cuál de las dos escoger.

Han aprendido a vivir en el temor. Se les ha hablado de la supervivencia de los más capacitados, y de la victoria de los más fuertes y el éxito de los más inteligentes. Pero se les ha dicho muy poco sobre la gloria de quienes más aman. De este modo, se esfuerzan por ser los más capacitados, los más fuertes, los más inteligentes –de una u otra manera-, y si en una situación determinada perciben que ustedes lo son menos, tienen miedo de perder, puesto que se les ha dicho que ser menos significa perder.

Así, evidentemente, eligen la acción promovida por el temor, porque eso es lo que les han enseñado. Pero Yo les enseño esto: cuando escojan la acción promovida por el amor, entonces harán algo más que tener éxito Entonces experimentarán plenamente la gloria de Quienes Realmente Son, y quienes pueden ser.

Para hacer esto, deben dejar de lado las enseñanzas de sus bienintencionados, aunque mal informados, profesores mundanos, y escuchar las enseñanzas de aquellos cuya sabiduría proviene de otra fuente.

Emprender acciones dirigidas por el amor y en amor, nos conduce a caminos inexplorados, donde las posibilidades se vuelven infinitas; donde los colores se vuelven más brillantes y dónde nuestros corazones en la calma más pura se vuelven creadores de esta maravillosa experiencia terrenal. Pregúntate siempre desde dónde estás operando; desde el temor o desde el amor”.

Recuerda, la espiritualidad todo lo cuestiona. Te envío mucha luz.

Cómo evitar vibrar con la energía del coronavirus.

0

¿Cómo funciona la energía del coronavirus? Recordarles a los que ya saben este mundo del manejo de energía, la sanación y el control mental que, primero, hay causas por las cuales manifestamos virus en nuestra vida. O mejor dicho, activamos esos virus que todos tenemos; de hecho si nos hicieran un cultivo para saber qué virus y bacterias tenemos en nuestro cuerpo, tendríamos muchísimas bacterias, ¿pero por qué no todo lo activamos? porque no estamos resonando con el virus o la bacteria. Primer punto.

Entonces tenemos que saber que, recordando, todo virus, toda enfermedad, la activamos, primero por miedo a creer que nos va a dar, después por creer que nos va a dar (miedo-creencia) y después también tenemos un detonador, o sea una frecuencia que activa el virus en específico, en este virus corona, tiene que ver con miedo profundo a que algo malo pase.

Esto quiere decir que a lo mejor no crees que te va a dar virus ni temes que te va a dar, no tienes miedo, pero a lo mejor tienes miedo fuerte a que tus ventas estén bajas durante este tiempo, por ejemplo. Entonces te empieza a dar miedo porque dices “cómo voy a pagar mis cuentas”; entonces ahora sí, si traes el virus podría ser que lo activaras.

Esto es importante, que sepas cómo funcionan los virus para que podamos revertirlo, revertir nuestra energía. No tendría aquí nada que ver con el virus, sino con nuestro propio juego de energía.

Como el virus se activa con miedo profundo, si tú estás viendo todo el tiempo las noticias y vas viendo los contagios, puede ser que aunque estés muy preparado y digas “no me va a dar miedo”, llega un momento en que el miedo se contagia; recuerda que hay resonancia, entonces podemos llegar a contagiarnos de la energía o resonar la energía de miedo. Y bueno, eso no nos ayuda a nadie. Entonces si estás viendo la TV mucho tiempo, las noticias, pues párale, para de sufrir, no te generes más miedo a ti. Si ocurre algo importante créeme que lo vas a saber.

Esto es primero: La energía que activa el virus es miedo profundo a cualquier cosa, entonces no tengas miedo a las noticias y a todos los casos que te cuentan. Y si quieres revertir tu propia energía, hay una energía muy poderosa y mágica que todos podemos acceder a ella y se llama GRATITUD. En lugar de estar sufriendo y preocupado de que si me va a dar o cuántos muertos van, mejor –si en verdad quieres cambiar tu energía– ponte unos 15 minutos seguidos a recordar o conectar con lo que agradeces: “estoy vivo, estoy sano, estoy equilibrado, mi familia está bien”, pero en verdad, cosas que puedas agradecer. Eso va a cambiar completamente tu energía. De hecho es interesante que si analizáramos las personas que han manifestado este coronavirus, es muy probable que esas personas tuvieran mucho miedo a que les fuera a dar. Y si no fue miedo a que les diera el virus, en algún nivel de su vida tenían mucho miedo, por eso lo activaron. Si tú, aunque tuvieras este virus –o muchos más que llegamos a tener-, si tú estás vibrando en gratitud, tu energía no va a activar el virus.

Y bueno, hay dos técnicas. La primera pensar en gratitud. La segunda es imaginar a tus familiares cercanos cuando los has visto muy felices, ejemplo, cuando tu hijo logró algo muy importante para él, por ejemplo su graduación, que fue un evento y él logró algo, recuerda ese momento, imagina a tu hijo muy clarito en tu mente cuando tuvo ese evento. Imagina a tu pareja también cuando la has visto muy feliz, imagina a tu familia directa. Eso lo que va a hacer primero que nada es cambiar tu propia energía, porque vas a conectar con energía de bienestar, de gozo, esa es una energía muy expansiva. Y luego vas a cambiar la energía también de tus familiares, están preocupados, angustiados, lo que vas a hacer al pensarlos así, es que van a empezar a decir que “todo está bien, todo es perfecto”. Es como un mensaje de conciencia a conciencia, recordando que lo natural en la vida, en todos los lugares, es la salud, el equilibrio y la armonía.

Recuerda, tenemos que ser observadores de la naturaleza. Ejemplo, tú si tienes mascotas, perrito, gatito, ¿a poco están muy preocupados por el coronavirus? Pues nada, verdad; sólo son, están un estado del Ser y no pasa nada, por eso no hay pandemias entre gatos, perros, porque estén en un estado de armonía. Claro, mientras los vibramos los dueños, ahora sí cambiamos su energía y hacemos que manifiesten algo.

Entonces consejo para cambiar tu energía, tómate unos minutos al día, cada vez que ya te estás preocupando, estás saturada, saturado, lo que tienes que hacer es cerrar tus ojos, agradecer unos minutos… en verdad, que puedas sentir esa gratitud por cualquier cosa en tu vida, varios minutos, unos 5 minutos. Luego 5 minutos te dedicas a recordar momentos de mucha alegría en tus familiares: vas pasando imágenes de ellos, los recuerdas muy felices, muy alegres, verás que esto va a cambiar de inmediato tu energía, tu cerebro va a empezar a mandar otras ondas, otros impulsos a tu cuerpo, vas a generar hormonas que tienen que ver con la estabilidad, el equilibrio, el bienestar; vas a cambiar el PH de tu cuerpo de ácido a alcalino, todo se va a transformar.

Y por último, ya cuando agradeces y luego los imaginas expandidos y felices, te imaginas salud perfecta. Imagina, visualiza, siente que tú eres salud perfecta. Que tu salud sólo depende de ti. No tiene nada que ver con ningún efecto externo. Entonces te imaginas tú muy sana, muy feliz, muy contenta y después imaginas a tu familia muy felices, muy equilibrados; de esta manera vamos a hacer que tu energía sea completamente opuesta a cualquier virus.

Recuerda, nosotros tenemos médicos en nuestros diplomados en sanación y ellos saben y a través de muchas prácticas hemos experimentado juntos y analizado que esto es completamente real: Los virus se activan tu vibración, por cierta vibración. Si tú mantienes una vibración opuesta a un virus, aunque lo tengas, aunque tengas muchísimos virus, no se van a activar en ti.

Y también sirve para saber que esto es un gran juego de ver qué tal estás en tu mundo de conciencia. Si tú dices “yo estoy muy seguro, sano, equilibrado, feliz” y con un estímulo exterior luego luego pierdes la armonía, te vas al miedo, a la preocupación, al pánico, es muy buena oportunidad para darte cuenta tus áreas de oportunidad para ver en qué necesitas seguir trabajando.

Confianza, certeza, seguridad de que tu salud sólo depende de ti. Emítele esa energía a tus familiares, demuéstrales que sí es cierto que los virus sólo se activan por la frecuencia.

Un abrazo, mucha luz, cambia tu energía y así siempre vas a mantener salud.

La vida está en el momento presente.

0

La vida sólo se puede vivir aquí y ahora. Todo mundo podríamos decir que estamos viviendo la vida, que estamos en la vida; pero regularmente nuestra mente está metida en el pasado o en el futuro.

Estamos tan acostumbrados a eso que ya no nos damos cuenta que no estamos aquí. Entonces es importante ser observadores y conectarnos.

Una muy buena manera sería la concentración en las sensaciones de nuestro cuerpo. Concentrarnos en nuestras sensaciones nos ayuda a ejercitar nuestro hemisferio derecho; así podríamos entrar en el aquí y el ahora, en este estado que solamente existe, ese estado que también llamamos “el eterno presente”, “el instante eterno”. Y es el momento en que todo sucede.

La idea es tratar de ir liberando los nudos de nuestra mente y conectarnos con el Ser, con el aquí y el ahora, con el verdadero disfrute de esta experiencia, de esta encarnación. La idea es soltar nuestra mente, soltar nuestro diálogo mental y concentra la atención en las sensaciones del cuerpo. Cuando lo hagamos, empezaremos a tener un poco de paz en la mente, en el cuerpo y en nuestro corazón.

Te mando un abrazo y mucha luz.

Fragmento del libro “Coraje: La alegría de vivir peligrosamente”, de Osho.

1

“Intenta comprender la llegada de lo nuevo. Todo el mundo quiere volver a ser nuevo, porque nadie está satisfecho con lo viejo. Nadie puede estarlo, porque sea lo que sea, ya lo conoces. En cuanto lo conoces se vuelve repetitivo; en cuanto lo conoces se vuelve aburrido, monótono. Quieres librarte de ello. Quieres explorar, quieres tener aventuras. Quieres volver a ser nuevo, pero, sin embargo, cuando lo nuevo llama a tu puerta te acobardas, te encoges, te escondes en lo viejo. Éste es el dilema.

¿Cómo vuelves a ser nuevo? Todo el mundo quiere ser nuevo. Necesitas tener coraje, y no un coraje ordinario; necesitas tener un coraje extraordinario. El mundo está lleno de cobardes, por eso ha dejado de crecer la gente. ¿Cómo vas a crecer si eres un cobarde? Cuando tienes una oportunidad te acobardas, cierras los ojos. ¿Cómo vas a crecer? ¿Cómo vas a ser? Sólo finges ser.

¿Cómo volvemos a ser nuevos? No nos renovamos espontáneamente. La novedad viene del más allá, es decir, de Dios. La novedad viene de la existencia. La mente siempre es vieja. La mente nunca es nueva, es una acumulación del pasado. La novedad viene del más allá, es un regalo de Dios. Viene del más allá y es del más allá”.

–Osho.

__
Fragmento del libro “Coraje: La alegría de vivir peligrosamente”.

Sufrir es del ego, no del Ser: ¿Por qué nos gusta sentir dolor?

0

Hay un estado interesante al sentir dolor y sufrimiento; y es que nuestra energía se comprime, siendo un estado antinatural del Ser. Por eso nos llama la atención cuando estamos viviendo a través de la mente, del ego.

En otras palabras, sufrir es del ego, no del Ser. Podemos cambiar la frase que dice “me dolió con toda el alma” a “me dolió con todo el ego”, siendo por esto que en el fondo nos gusta sentir dolor.

Es como darle emoción a la vida, pero hay personas que exageran y llevan este sufrimiento a cada momento de su vida; es más, no saben vivir sin él.

Lo ideal es soltar el pasado y todo aquello que nos inquieta, mantenernos en el presente y así poco a poco reducir el drama en nuestra vida. Porque tienes que saber algo importante: no ganas nada estando todo el tiempo en el drama, entras a círculos viciosos de energía distorsionada que atraerán más drama a ti.

Por eso pregúntate: “¿Esto es drama o en verdad estoy sufriendo?” El drama sólo puede existir cuando estamos muy metidos en nuestro diálogo mental. Sal del drama y retoma la armonía en tu vida. Que la gratitud te defina, no el drama de cada instante. Tu cuerpo, mente, energía y las personas a tu alrededor te lo van a agradecer.

Te mando un gran abrazo y mucha luz.

Nuestro poder es infinito. ¿Por qué no lo reconocemos?

0

El ego entra en grandes estados de autonegación de sus propias habilidades y poderes. Esto tiene varias causas, algunas de ellas son por estar en la zona de confort y en lo conocido. En el espacio en que sufre, el ego no reconoce su poder, pero se siente tranquilo.

Otra causa es por todas las creencias que recopiló de sus padres y seres cercanos desde la infancia, que muchas veces están llenas de mentiras, de maltrato y de quitarnos nuestro propio poder. El ego tiene demasiado miedo al cambio, a la transformación y va a hacer todo lo necesario para seguir siendo como es.

Como el verdadero poder viene del Ser y no del ego, hay una resistencia importante a reconocerte espiritualmente. Pero eso es inevitable, porque tú eres Ser, eres conciencia, eres divinidad y eso no lo puede ocultar el ego por mucho tiempo.

En este viaje de reconocimiento y transformación es necesario empezar a ver lo bueno en nosotros, agradecer por lo que tenemos y hemos vivido y empezar a ver lo que no nos gusta. Cuando hacemos cambios paso a paso en nuestra vida, meditamos, escribimos y nos analizamos, poco a poco volvemos a tomar el control espiritual de nuestra vida, sintiendo nuestro verdadero poder. Eso es algo que va a suceder, porque no es necesario hacer algo extraordinario para ser quienes ya somos.

Te mando un gran abrazo y mucha luz.

Si puedes ver cuánto vales, es probable que te juntes con quién también pueda verlo: Abriendo el flujo del amor.

0

Hay personas que se acercan a nosotros y nos dicen: “Es que nadie quiere estar conmigo”, “Es que no puedo tener pareja”. Y la pregunta que siempre les hacemos es: “¿No puedes tener pareja o no quieres tener pareja?”

Esta respuesta siempre genera un poco de confusión, y les preguntamos: “¿Qué crees acerca de tener pareja?” Nos responden que “es muy difícil, que hay pocos hombres buenos, que sólo personas con suerte tienen buenas parejas”.

Al escucharlas responder, se genera una tercera pregunta: “¿Crees que puedas tener pareja?”, a lo que responden: “No creo, es que está muy difícil”.

Aquí es precisamente donde les ayudamos a reflexionar que lo que piensan, es lo que están generando en su realidad.

Otra reflexión que hacemos es: “¿Para qué quieres pareja?” Y responden: “Para ser feliz, para sentirme amada, valorada, especial y disfrutar de la vida”. “¿Y cómo te sientes –continúo– mientras no tienes pareja?” “Sola, triste, poco especial, no amada”, responden. Entonces juntos encontramos el problema.

Si estás triste, sientes que no vales y que no mereces lo mejor, sólo vas a seguir perpetuando esa situación en tu vida. Es importante empezar a trabajar en sentir en ti misma, todo lo que estás buscando que otro te de; es decir, tienes que respetarte, valorarte, sentirte especial y disfrutar el tiempo contigo misma. De esa forma tu energía vibrará de manera rápida y atraerás a una persona con una energía similar.

Lo voy a resumir en una frase:

“Si no puedes ver cuánto vales, es probable que te juntes con personas que tampoco puedan verlo”.

Y en positivo:

“Si puedes ver cuánto vales, es probable que te juntes con quién también pueda verlo”.

Evita estar pensando en no tener pareja, mejor agradece que viene en camino tu pareja perfecta. Te mando un gran abrazo y mucha luz.

Yo reconozco mi verdadero Ser: Sanación Energética.

1

El proceso de reconocimiento de tu verdadero Ser y la magia de descubrir quién eres, inicia quitando todas las capas que tu mente ha creado a través de tu experiencia.

Es el paso más grande que vas a dar, es el retorno al hogar, a la conciencia; ese viaje sólo lo puedes hacer tú y sólo será cuando estés listo, cuando sientas la seguridad de avanzar a la espiritualidad, a la verdadera vida que empodera y libera todo tu potencial.

Existen muchos caminos para recordar quién eres. Nosotros el camino que amamos es el de la Sanación Energética, en el cual –a través de la práctica de las técnicas– puedes comprobar que todo lo que has leído, aprendido en películas o que sabes, es real, tangible, profundo y transformador.

Nosotros le llamamos “horas vuelo” a todo ese tiempo y espacio que utilizas para conectar con La Luz y ayudas a otros a poder hacerlo.

Muchas veces han llegado con nosotros médicos o personas muy lógicas que no creen que la energía se pueda corregir, pero al estar ahí y darse cuenta que se generan cambios rápidos, positivos y profundos, abren su mente a otras posibilidades, a otro nivel de su misma conciencia.

Cuando estés listo y tu Ser te lo indique, acércate al mundo de la conciencia. Y si es con nosotros, será un placer enorme poder coincidir. El verdadero viaje comienza con el reconocimiento de tu naturaleza divina.

Gracias por leerme. Que tu mente te lleve a caminos de luz.

El verdadero poder.

1

Muchas veces se cree que mientras más fuerza de voluntad, más mente le metes a todo, más razón y más seguridad en tus creencias, tienes mucho poder. Pero en verdad el verdadero poder cuando lo hablamos desde lo espiritual, tiene que ver con recordar quién eres, recordar tu esencia, recordar que tú estás más allá de las palabras, de la mente y de las emociones.

Tú eres el Ser que escucha, no el ser que habla. La mente, nuestro ego, es el que regularmente está tomando las riendas de nuestra vida y simplemente está limitado a una personalidad, a un papel, a un personaje y no podemos salir más allá de este Ser o de este Yo-Ego.

Entonces el verdadero poder tiene que ver con el silencio, con darte cuenta que tú eres más allá que tu simple diálogo mental –muchas veces limitante, expansivo y con nuestras múltiples voces del ego, negativas o conflictivas o limitantes– y voces del ego que hablan de expansión, de crecimiento de conciencia, pero siguen siendo nuestro ego en este diálogo mental interesante, grande, y que a veces parece un círculo vicioso interminable.

Entonces nuestro verdadero poder viene de nuestro centro y va más allá de las palabras.

Le preguntan a Buda:

–Maestro, ¿tú eres un dios?
–No –contestó Buda–
–¿Tú eres un ángel?
–Tampoco.
–¿Entonces qué eres?
–Sólo soy un testigo silencioso.

¿Y qué es ser un testigo silencioso? Es un Ser que no se identifica con las formas, con lo que sucede. Sino simplemente observa, solamente es.

Recordemos dónde está este Ser, esta energía. Sino podemos pasar toda nuestra vida filosofando, conociendo, leyendo, tomando cursos, meditando; pero si no vamos más allá de nuestro diálogo mental, de nuestra según “sabiduría” –porque a veces sólo es conocimiento-, no podrás conocer a tu ego. Y si no puedes conocer a tu ego, desde la mente nunca vas a poder conocer al Ser o la verdadera espiritualidad.

De hecho podemos saltarnos todo ese proceso con sólo observarnos, sólo concentrarnos en las sensaciones de nuestro cuerpo, en lo que percibimos, lo que olemos, lo que sentimos, y darnos cuenta de la percepción del espacio.

En esto vamos a poder encontrar el Ser que es el testigo silencioso que ya eres, pero que a veces has jugado a ya no ser y a reconocerte.

Esta es la idea. Paremos la identificación con nuestro diálogo mental que a veces tortura, a veces preocupa, a veces nos mete en círculos del pasado, en tristeza, mejor disfrutemos este momento aquí y ahora.

Dice una frase:

“Alégrate porque todo lugar es aquí y todo momento es ahora”.

–Buda–

Enfoquémonos más en este espacio, en ese lugar donde me estés leyendo, estés donde estés concéntrate que estás tomando ya sea tu celular o que estás en tu computadora, y que tú eres el que está viendo la pantalla, en lugar de sólo estar fundido con la información.

Recuerda, hay algo que está en ti esperando a que lo descubras, y cuando hagas ese esfuerzo por concentrarte en las sensaciones en lugar de sólo diálogo mental, vas a encontrar tu verdadero poder, tu verdadera naturaleza y tu verdadera esencia y es cuando más vas a disfrutar este juego, esta ilusión, esta matrix.

Muchísimas gracias por leerme. Te mando un gran abrazo, mucha luz y que tu mente te bendiga.

La magia de la sanación energética.

0

Mi primer acercamiento con el mundo de la sanación fue cuando un amigo me contó que se había lastimado fuertemente su rodilla y que una vecina le había dado sanación por medio de imposición de manos. Yo ya había escuchado brevemente de esta técnica pero nunca lo había corroborado. Intrigado le pregunté si en verdad servía y él me comentó que desde la primera sesión, su rodilla se había desinflamado y se sentía mejor. Me dijo que cuando la chica colocaba sus manos cerca de su rodilla sentía calor y bienestar. Recuerdo que me quedé sorprendido y a la vez con muchas ganas de saber si yo mismo lo podría hacer.

Busqué en internet algún lugar donde enseñaran esta técnica. Después de ver muchos lugares y no sentirme atraído por ninguno de ellos, llegó por fin el adecuado. Aprendí y conecté con el mundo mágico e increíble de la Sanación Energética, practiqué con quien se dejara y cada terapia que impartía quedaba completamente asombrado de lo que sucedía, iba corroborando todo lo que en teoría sabía, lo que todos los libros cuentan acerca de la luz, los colores de la energía, los ángeles, los guías espirituales, la conciencia…

Después de muchos meses de práctica, decidí poner mi consultorio, renté una oficina muy linda y comencé mi camino como sanador, el camino que estaba escrito para mí. Muchos de mis primeros pacientes fueron amigos, familiares de amigos y alguna que otra persona que no conocía. Creo que yo era el más impresionado de lo que sucedía en las sanaciones; obviamente tenía mucho que experimentar, pero yo aplicaba todo lo que sabía en ese momento.

No sé que me gusta más, si dar terapias de sanación con imposición de manos o que me la den a mí, porque en verdad es un momento de conexión con la conciencia, con la divinidad interior, con el ser espiritual que eres y no necesitas tener muchas habilidades, ni ser especial, sólo necesitas querer hacerlo, querer mejorar tu vida y la de los demás. Hacer de este nuestro mundo un lugar con más armonía, más conciencia, más respetuoso y responsable.

A través de esta primera técnica de imposición de manos, te darás cuenta que existe un mundo lleno de luz más allá de lo que nos imaginamos y que podemos acceder a él sin necesidad de intermediarios, conectar con la divinidad en el lugar donde estés.

Yo conocí a dos de mis primeros guías espirituales a través de esta técnica. En una ocasión una paciente gritó en plena terapia porque al abrir los ojos dice que vio como un indio Siux se agachó para no ser visto, y en repetidas ocasiones los pacientes me describían a ese ser. Yo todavía estaba desarrollando mis habilidades y en verdad yo no lo podía ver, sólo sentía esa energía cálida, amorosa, fluyendo por mis manos y dirigiéndose al paciente; sentía una conexión muy fuerte con los pacientes, ese amor incondicional del que se habla mucho, durante la terapia algo pasa, el tiempo se detiene y puedes sentir tu alma y el alma del paciente comunicándose sin palabras, de ser a ser, con toda una infraestructura divina alrededor: esferas de luz, rayos, seres de luz, maestros espirituales…

Las filosofías religiosas se quedan cortas y sabes que es real porque tú y tu paciente lo están sintiendo.

En esa etapa de mi vida aprendí muchísimo. Recuerdo llegar a casa extasiado por todas las experiencias que vivía, de hecho sentía que algunas no las debía contar porque nadie me creería, pero yo lo había sentido y había coincidido con la experiencia de mi paciente. Y eso era lo que importaba.

Así empezó mi camino, esperando salir de mi trabajo cotidiano para dar sanaciones por las tardes. Saber que tenía paciente en la tarde me alegraba el día y en verdad estaba tan agradecido que veces sentía que el que debía de pagarles era yo, aunque no les decía, porque entendía la ley del equilibrio y aparte tenía que pagar la renta del consultorio.

Todo ese tiempo fue de practicar, conocer, experimentar y ser muy feliz al saber que todo lo que sabía en teoría era real. Durante todo ese tiempo lo que cobraba por las sanaciones era simbólico y había meses que no juntaba para la renta, pero yo estaba muy feliz y mis pacientes salían muy contentos.

Ahora todo se ha mejorado, al ir aprendiendo más técnicas de sanación, haber desarrollado mis dones a través de la práctica y dar muchas sanaciones me siento agradecido con la vida y con el Universo porque mi conciencia ha experimentado la luz en infinitas formas y posibilidades, y eso nadie me puede decir que no existe. Ahora también nuestros pacientes salen cada vez más equilibrados, empoderados al saber qué es lo que los desequilibra y con esperanza al saber que pueden retornar al equilibrio y a la salud haciendo los cambios necesarios en su vida.

Este es el camino para los que se han cansado de teoría, de querer tener toda la información del mundo espiritual, filosófico y religioso; para los que quieren sentir la luz, sentir la vida espiritual, sentir los seres de luz y la ayuda divina. Este camino es para los que quieren hacer de su vida una luz para los demás.

Recibe luz y bendiciones.

X