Inicio Blog Página 3

“Los días ordinarios: Memorias de una madre”, de Katrina Kenison.

0

“Si crees que la vida en familia que tienes ahora, la tendrás para siempre, tal vez debas prestar atención a los días comunes, esos que comienzan con cereal y terminan viendo películas.

Entre ellos están los días en que mis hijos jugaban con el perro, comían helado por los cachetes y se mecían en los columpios. Tardes con manguera y lodo, que los chiquillos terminaban en mi cama, en aquellas noches de cine familiar.

Cuando mi primer retoño lloró en la puerta del kinder, pensé que siempre lloraría al separarse de mí. Pero todo sucede por etapas y a su tiempo. Entonces los problemas nos parecían enormes; las alergias, el partido perdido, peces y hamsters que morían uno tras otro. Pero en general, el mundo en que vivíamos y la familia que construimos, hizo sentir que la infancia era sólida y duradera.

Lo más bello de esa etapa fue mecerlos en mi regazo oliendo a talco y a cabello recién lavado. El beso y la bendición antes de dormir. Dejarlos en su recámara por tan poquito tiempo, por que siempre amanecían en la nuestra.

Me preocupaba que si no les leía un cuento antes de dormir, no los motivaría a leer, y me entristecía si discutían por el turno del juego como si fueran a pelear por el resto de sus vidas.

Todas las etapas llegan a su fin. La pelota deja de volar por el jardín. Los juegos de mesa se llenan de polvo. Regalas la bañera de plástico y ahora esperas horas a que salgan de la regadera.

La puerta de la recámara que siempre estuvo abierta, de pronto un día, se cierra. Un día al cruzar la calle estiras tu brazo para alcanzar la manita que siempre estuvo ahí para agarrar la tuya, y tu chico de trece años camina un par de pasos atrás, pretendiendo no conocerte.

Has entrado a un nuevo territorio llamado adolescencia y no conoces el piso en donde estas parada. El hijo que cargaste y cuidaste se ha transformado en un sujeto jorobado sobre una computadora. Te preguntas si lo estás haciendo bien, pues ya no hay marcha atrás. Te preguntas si podrás sobrellevar el resto del día sin discutir, y acabas agotada recordando aquellos días que parecían eternos y se han esfumado.

Las advertencias y consecuencias ya no funcionan. Las charlas de sobremesa ya no existen. Haces lo que puedes, como puedes: llenas el refrigerador, chofereas, negocias permisos, supervisas, asistes a las citas de calificaciones, dejas de asistir a los partidos, e ignoras la recámara que parece haber sido bombardeada.

Te piden otra vez dinero. Tratas de no hacer muchas preguntas. Tratas de obtener todas las respuestas. Vuelves a llenar el refrigerador. Compras pizzas. Te asomas por el balcón a ver la fiesta. Aprendes a textear con ellos. Aprendes a rezar por ellos. Tus noches de sueño ahora son noches de alerta. Te haces experta en leer entre líneas, en interpretar miradas, en determinar olores.

Te dice “quiubo ma'” y de pronto estas de frente a una verdad que sabías desde hace tiempo y te negabas a enfrentar. Ahora el joven no necesita ni que le prepares lonche, ni que le cierres la chaqueta; necesita tu confianza.

Te recuerdas a ti misma, que habrá que de dejarlos ir y practicas el arte de vivir el presente. Saboreas cada minuto que tienes, aquí y ahora, cenando con tu familia y diciendo buenas noches en persona. Das el beso en la mejilla y la bendición en la frente, aunque parezca que ya no les gusta.

No podemos cambiar el crecimiento de nuestros hijos, pero podemos cambiar nuestra actitud ante ello, en vez de decir lo que deberían corregir, piensas en lo superado y logrado por cada uno, por que en cualquier momento vas a estar abrazando a tu pequeño de 1.80 metros de estatura y lo harás de puntitas para decirle al oído que lo extrañarás mientras hace su maestría en otro continente.

El torbellino de los cajones azotados y los ganchos caídos buscando una sudadera al son de la música estridente, se han ido ya. La casa tiene una nueva clase de silencio. El galón de leche se vuelve agrio. Por fin sobra una rebanada de pastel para ti, pero ya no tienes apetito. Nadie te pide que lo lleves a ningún lado.

Entonces miro a mi esposo, sentado en la mesa del antecomedor –que de pronto se hizo muy grande para dos– y me pregunto cómo es que todo pasó tan de prisa. Mis libreros están llenos de álbumes con veinte años de fotos: piñatas, premios, partidos y navidades. Sin embargo, los recuerdos que más deseo atesorar, los que desearía volver a vivir, son los momentos que nadie pensó en fotografiar; esos ratos que pasaban a diario entre la cocina y el cuarto de tele, desayunar cereal en pijamas y acurrucarnos a ver una película al final del día.

Me tomó mucho tiempo percatarme –pero definitivamente lo aseguro– que el más maravilloso regalo que me ha dado mi familia, el que compone mi más grande tesoro, es el regalo de esos preciosos y perfectos días ordinarios”.

Katrina Kenison

__
Basado en su libro “The gift of an ordinary day: A mother’s memoir”.

Cinco importantes razones para protegernos energéticamente.

1

Un tema poco conocido, es el de las protecciones energéticas. Incluso muchas veces creemos que no son necesarias; o podemos pensar o decir que lo que pasa en el mundo energético, no impacta en nuestra vida.

¿Por qué, entonces, es bueno protegernos energéticamente?

1. Para evitar que influya en nosotros la contaminación psíquica.

¿Te imaginas la cantidad de pensamientos y emociones poco positivas que hay en la ciudad? Seguro alguna vez has salido de tu casa y de pronto decir “¿Qué pasó? Yo estaba muy bien y de pronto me enojé”.

Te platico. Los pensamientos que generamos todos los habitantes de una ciudad o de algún lugar en específico, se van sumando. Y a la suma de todas esas energías o pensamientos, se les llama contaminación psíquica. Dicha contaminación nos influye simplemente por vivir en un lugar muy congestionado de gente, donde los pensamientos y emociones negativas son cotidianas. La primera buena razón por la cual deberíamos protegernos energéticamente.

2. Para dejar de ser afectados por energías negativas.

Y dentro de estas energías negativas me refiero a envidias o preocupaciones –una preocupación constante y excesiva, aunque sea de nuestra mamá o hijos–. También podemos aislarnos de energías de críticas y juicios, de estar en la mente de otras personas que a lo mejor están pensando mal de nosotros.

via GIPHY

3. Para proteger nuestro cuerpo, casa y seres queridos.

Existe un mundo energético muy amplio, donde a veces las energías tienden a usarse para fines de conveniencia propio. Y obviamente también se utilizan para sanar, para ayudar a crecer, a mejorar, a equilibrarse.

Pero dentro de este juego de energía, lo importante es generar campos energéticos para asegurarme que solamente la energía positiva, el amor divino y la luz, puedan entrar en mi campo energético, dentro de mi casa. Y lo mismo para mis seres queridos. Podríamos proteger o protegernos con algunas técnicas sencillas, como imaginar una esfera dorada alrededor mío o de la persona u objeto que quiero proteger.

4. Para no dejar que pasen energías de baja frecuencia.

Por ejemplo, plasmas: esa energía negativa que a veces entra a nuestra casa o se va pegando a nuestro cuerpo. Y depende mucho de dónde nos movamos. Imagínate estar en un hospital, en juzgados u oficinas, donde a veces los pensamientos y energías de estrés están muy fuertes y vibran, muchas veces, energías negativas. Podríamos protegernos de esa energía y de Seres con intenciones negativas, Seres de baja frecuencia.

5. Para mantenerme en equilibrio.

Para limitar pensamientos que puedan influir en mí. Para asegurarme que todas mis emociones sean generadas por mí; que mis acciones y mi vida, está dirigida por mí.

Conocer técnicas de protección y protegernos energéticamente, va a asegurar que nuestra vida esté más equilibrada, teniendo menos influencias a nuestro alrededor, aislándonos de la contaminación psíquica y asegurando que nuestros pensamientos sean pensados por nosotros, manteniéndonos en nuestro centro y dirigiéndonos al cumplimiento de nuestra misión para vivir la vida en armonía, disfrutar y estar en el aquí y en el ahora.

Te envío mucha luz. Gracias por leerme.

Señales de los Seres del más allá.

0

Cuando un familiar, amigo o incluso nuestra mascota trasciende, hemos deseado que regresen a nosotros por lo menos unos instantes para abrazarlos nuevamente, expresarles nuestro amor y platicar con ellos. ¿Y qué crees? Es posible.

Seguro te ha pasado que se encienden lámparas, focos o aparatos eléctricos sin causa aparente; esta es una señal que comúnmente nos dan los seres queridos que partieron para darnos cuenta que aún están a nuestro lado.

También pueden utilizar…

SUEÑOS. Puedes pedirles que te visiten a través de tu sueño. Ellos vendrán cuando estén listos, o simplemente soñarás con ellos sin pedirlo y te dejarán su mensaje. Generalmente son sueños muy vívidos.

SENSIBILIDAD. Sentir su presencia con un ligero toque, caricia o simplemente algo en tu interior que te dice que te vino a visitar su espíritu.

AROMA. Una de las formas más poderosas que un alma tiene para comunicarse con nosotros, son los olores. Esos aromas repentinos que caracterizaban a nuestros seres queridos.

PENSAMIENTO. Aquellos pensamientos repentinos o recuerdos de las personas que ya no están entre nosotros. Cuando esto sucede es muy probable que también estén pensando en ti desde el más allá; ellos tienen la capacidad de estar con nosotros en el momento adecuado.

EVENTOS SINCRÓNICOS. Esas veces en las que llegas a recordar a tu ser querido y más tarde escuchas una canción o ves alguna fotografía o te encuentras algo que le pertenecía. Una de las formas de decirte “aquí estoy contigo”. Nada es coincidencia.

LA NATURALEZA. Flores, insectos o animales, tus favoritos o extraños, también son una manera de hacerte saber que siguen contigo. No precisamente que se convirtieron en ellos, simplemente son el canal de comunicación contigo.

NÚMEROS. Fechas, horas, combinaciones repetitivas, números con significado especial se hacen presentes. Ver cifras que nos recuerden a seres queridos, también son señales físicas para hacer notar su presencia.

Para poder ver estas señales, sólo hazles saber que estás lista/o para recibir su mensaje.

La vida se disfruta.

0

A lo largo del tiempo, muchas personas que llegan a nuestros cursos y diplomados se sienten bien, en confianza y en familia, porque parte de lo que han vivido –como percepción de energía, Seres, etcétera–, al contarle a otras personas, muchos los tacharon de locos, diciéndoles que “Eso no existe” o “Estás mal”.

Incluso han llegado personas que fueron diagnosticadas por psiquiatras como si tuvieran un padecimiento. ¿Y qué crees? Ellos tienen dones y habilidades que ninguna otra persona los puede entender si no saben del mundo de la energía y la conciencia.

Entonces al llegar al Diplomado en Técnicas de Sanación, tu espacio de contención, te darás cuenta que no “estabas loc@” como otros decían. Y eso le pasa a muchos, decir “Aquí puedo platicar, puedo entender y me pueden entender”. Es llegar a un espacio donde te das cuenta que sí hay algo más. Y tú lo sabías. Te dirás a ti mism@:

“Hay otras personas que piensan, sienten y creen lo mismo que yo y que tienen la misma vibración y la misma intención de generar cambio positivo en su realidad, en su vida, de irradiar Luz a este mundo que tanto le hace falta, y sobre todo dejar el drama de nuestra propia vida, de nuestra propia mente”.

Es mejor disfrutar la vida en lugar de sufrirla.

Siempre nos vamos a sincronizar con personas que nos aportan algo positivo en este momento de nuestra existencia. Y cuando conectamos con el mundo mágico de la sanación, podremos corregir nuestra propia energía y ayudar a otros a que corrijan la suya.

En verdad, muchos médicos, psicólogos y terapeutas toman este Diplomado porque se dan cuenta que la medicina y la psicología se atoró un poquito, que falta algo. No quiero decir que esta sea la única forma, al contrario, hay que ir al médico a hacernos un chequeo y que nos diga en qué parte o qué órgano está afectado, sino que es integrar esos conocimientos con el mundo energético y espiritual.

De hecho cuando les preguntamos a los médicos “Bueno, ¿por qué estás aquí?”, contestan “Yo no creo en esto, pienso que es una tima, un fraude, pero quiero experimentarlo por mí mismo”. Únicamente les digo “Perfecto. Bienvenido. Muchísimas gracias”.

¿Y qué sucede? Después de un par de clases, se asombran porque como parte de la experiencia, pasamos a alumnos al frente y les preguntamos qué sienten. Cuando los alumnos expresan lo que perciben, los médicos dramatizan en que no es posible que vean lo que están viendo –”Remolinos de luz, cosquilleo, colores, luces doradas”–. Y cuando invitamos a los médicos a pasar y expresar lo que sienten, se quedan atónitos, se sorprenden, sienten la energía… Y ven colores, su cuerpo se relaja de una manera inmediata, su respiración empieza a cambiar. Se dan cuenta que esto es completamente real.

Me da mucha curiosidad hablar de un mundo según muy avanzado en tecnología, medicina y ciencia y que cada día haya más desequilibrio, más enfermedad, más pobreza. Yo creo que no va por ahí. No podemos seguir como sociedad creyendo que la conciencia y la energía están fuera; en el tener, el consumismo, en sólo lograr proyectos, sino que es importante ver en nuestro interior para encontrar nuestro centro, estar en armonía y lograr cualquier cosa con una energía de compartir con la vida, de aportar lo mejor.

Es importante darnos cuenta que el crecimiento siempre está adentro. Desde la primera entrevista, conocemos el potencial de cada uno. Y durante el Diplomado vemos el cambio interior de cada alumno: Encontrar paz interior, soltar el pasado, aprender de él y bendecir cada situación de nuestra vida, entendiéndola y agradeciendo. Cada uno es parte de nuestra misión. Y tú también eres parte.

Desde adolescente me dedico a esto; desde entonces amo la energía, la conciencia, la metafísica y la espiritualidad. Y cuando conecté con el mundo de la sanación energética, dije “de aquí soy”. Me encanta compartir con personas a quienes les gustan estos temas de la conciencia y la energía. Y al vernos cada semana haciendo técnicas o meditando, la energía se vuelve mucho más poderosa.

Desde mi forma de ver, la espiritualidad es simple: Ya somos seres espirituales, ya somos espíritu. Y la espiritualidad tiene que ver con el gozo de la vida, disfrutar y reír con cada detalle.

Cuando alguien quiere algo o está buscando algo, todo el universo conspira para que se realice. Y si no se da, tengo que ver si yo mismo estoy boicoteando, en algún nivel, mi avance espiritual, mis ganas de crecer.

Al ego le gusta complicar la espiritualidad. Y no hay que dominar al ego. El ego no se domina. Hay que entender por que escogí cierta personalidad. Y en lugar de identificarme con mi ego, me tengo que identificar con mi Ser. Sólo entender el juego de por qué escogí una personalidad para poder estar encarnado aquí y ahora.

Me puedo comprometer a que tu vida se va a transformar de una manera rápida, profunda y asombrosa cuando curses el Diplomado en Técnicas de Sanación. Es más, tu vida se llenará de magia y de cosas que no creías que existían. El ego es tan cuadrado que dice “Yo ya sé todo lo que existe porque ya he leído”. El Ser te va a llevar a vivir cosas mágicas y asombrosas. Vamos a volar, vamos a cambiar nuestra energía.

“Quien no quiere, busca excusas. Quien quiere, busca caminos”. –Anónimo.

 

Recuerda que sí hay algo más allá. No somos materia. La felicidad no la vas a encontrar afuera, sino buscando en tu interior. Si alguna vez sincronizamos y vibramos similar, el universo nos atraerá para seguir creciendo juntos, gozando de esta experiencia de la Tierra y aportando con nuestra vida a todas las personas que están enfrascadas en su mente.

Irradiemos siempre mucha luz. Gracias por leerme.

Sanación a distancia, una técnica que rebasa cualquier límite.

0

A muchas personas se les hace increíble que se pueda hacer una sanación a distancia. Pero, por ejemplo, sabemos el poder de la oración: La persona por quien oramos, no tiene que estar presente, sino que recibe –esté donde esté– el poder de los pensamientos positivos enviados a través de la distancia.

Y en una sanación a distancia se pueden recibir muchos beneficios, mucha energía, quitar cosas que no nos sirven. Te platico seis.

1. Recibir energía para encontrar tu centro.

Y es que a veces con el ritmo de vida que llevamos, nuestros propios desafíos espirituales, las formas en las que se desarrollan nuestras relaciones familiares o con otras personas, perdemos muchas veces el equilibrio, lo que podríamos llamar “nuestro centro”. Y recibir energía, recibir una sanación y luz enfocada a la sanación, puede ayudarnos a encontrar nuestro centro, a encontrar paz, claridad y fuerza en lo que cada uno quiere.

2. Llenar tu cuerpo de luz y limpiarlo energéticamente.

Todos deberíamos de vez en cuando recibir una sanación energética –al igual que vamos al médico o a terapia para encontrar equilibrio en nuestros pensamientos y emociones–, ya que recibir y limpiar nuestro cuerpo energéticamente, traerá grandes beneficios en nuestra vida.

De hecho muchos de nuestros alumnos son médicos y otros tantos psicólogos, porque saben que el rubro de la energía es punto y aparte con la ciencia. No quiero decir que dejes de ir al médico, al contrario, ve al médico pero integra el mundo de la energía y auxíliate de él. Y recibir una sanación a distancia puede ayudar a que limpies tu energía, a que sueltes patrones y formas de pensamiento, energía antigua que ya no te sirve.

3. Dirigir tu energía al cumplimiento de metas.

Y es que obviamente cuando encuentras tu centro, limpias y quitas todo aquello que estorba y tienes claridad, pues obviamente aquello por lo que sueñas, a lo que diriges tu esfuerzo, se puede desarrollar de una manera más armónica

4. Poner tu mirada en metas elevadas.

Cuando te empiezas a dar cuenta que tener sólo cosas materiales –como un auto, una casa, es decir, sólo “tener y tener”–, no tiene tanta importancia, nos ponemos metas más elevadas, como aumentar conciencia, encontrar armonía, ser mejor persona desde la versión de cada uno: Conectar y sentir quién eres en verdad, conectar con tu divinidad y guías espirituales. Esas son metas elevadas. Obviamente no quiero decir que dejes de tener, pero eso es una parte que ya quedó satisfecha y empezamos a ver metas elevadas en nuestra vida.

5. Conectar con tus guías espirituales y seres de luz.

Obviamente como ya soltaste y liberaste, tu energía vibra mejor. Y al empezar a tener metas elevadas, es más fácil que puedas recibir mayor información de todos los guías y seres de luz que siempre te han acompañado; será más fácil acceder a ellos, habrá de hecho más intuiciones, más guía y te harán sentir más fácil su presencia.

Es importante recordar que siempre han estado contigo; más bien tú, al equilibrar tu energía, aumentarás tu vibración y contactarás con su energía de manera más sencilla.

6. Elevar tu conciencia y cambiar tu vida.

De esto se trata el juego en la vida, de ir conociéndonos cada vez más, conocer cómo operan las leyes espirituales y ver la vida desde otro cristal, desde una manera más amorosa, compasiva y respetuosa. Y eso habla de elevar nuestra conciencia, de darnos cuenta que la vida en verdad nos ayuda y siempre ha estado a nuestro favor, nunca en contra.

Recibir sanaciones a distancia puede equilibrar tu vida, mejorar tu presente, ayudarte a soltar y fluir. Y en la comodidad de tu hogar –o de donde estés–, de hecho lo que se recomienda es que en el horario que se envía una sanación a distancia, tú estés relajad@, sentad@ o acostad@, pero en un momento que puedas prestar atención a las sensaciones. Te sorprenderás de todo lo que puedes recibir.

Gracias por leerme. Te envío mucha luz.

La dimensión astral, un mundo donde el alma existe separada del cuerpo: Ancestral.

0

“¿Crees que este universo material es todo lo que existe? ¿Qué es real? ¿Qué misterios yacen lejos del alcance de tus sentidos?

En el origen de la existencia, la mente y la materia se unen. Los pensamientos dan forma a la realidad. Este universo es uno más de un número infinito. Mundos interminables. […] ¿Quién eres en este vasto multiverso?”

__
Fragmento de “Doctor Strange”, Marvel Studios 2016.

¿Por qué es importante que todos cursemos el Diplomado en Técnicas de Sanación?

0

Todos somos seres de energía; no somos cuerpo físico, ni somos nuestro cerebro, ni mente… Somos energía, somos seres conciencia jugando a limitarnos. ¿Y cómo nos limitamos? Precisamente, a través del cuerpo físico y la mente.

Y está muy bien, así venimos a este plano: A jugar y a experimentar.

Pero cuando llega el momento en que nos cansamos del juego de limitaciones, llega el turno de hacerle caso a nuestro Ser, a la conciencia y a la intuición; esa que nos dice que recordemos quiénes somos y nos hace cuestionar que debe haber algo más allá, algo más que simplemente tener una profesión y ser exitoso para tener dinero… Algo más allá de ese camino donde nunca encontramos la verdadera felicidad. ¿Y sabes por qué? Porque la felicidad no se encuentra en el “tener” ni en el haber logrado cosas, sino cuando recuerdas quién eres y puedas sentir quién eres. Esa es una gran diferencia.

Por ejemplo, en el Diplomado en Técnicas de Sanación tenemos médicos, especialistas, arquitectos, amas de casa… personas de todas las profesiones y oficios, personas que ya se cansaron del juego de limitaciones. Y de hecho este Diplomado es un espacio de contención. Me imagino que muchas cosas que te pasan y son extrañas o fuera de lo común, terminamos contándoselas a otros que nunca nos creen. Aquí eso no sucede. Aquí es un espacio de contención donde obviamente sabemos que existen cosas mucho más allá y todas te las vamos a demostrar.

Siempre decimos: “No nos crean, vamos a corroborarlo, percibirlo, sentirlo”.

Y una vez que has sentido una sanación o que has sentido en una meditación un cambio poderoso donde, por ejemplo, ha sanado algo de tu cuerpo que los médicos llaman “un milagro”, es más bien la conciencia que tuviste, el poder y las ganas en ese momento de autosanarte y sentirte mejor.

Y nadie nos va a poder decir que no existe, todo es perfectamente real y comprobable y que genera cambios positivos en nuestra vida de una manera rápida y profunda.

¿Te unes?

Iniciamos nuevo Diplomado en Técnicas de Sanación ONLINE el 17 de junio, todos los miércoles durante un año, de 7 a 9 p.m. (horario Ciudad de México). Entrevista previa indispensable. Aparta tu lugar.

Conoce detalle de cada módulo, clic aquí.

Enfermedades del pasado.

0

Lo normal en nuestra vida sería que estuviéramos en armonía. Y para lograrlo, tenemos que estar en el aquí y el ahora. Cuando nuestra mente está divagando en pensamientos pasados o futuros, simplemente estamos evitando el momento presente. Y a la mente le gusta hacer mucho eso, porque el presente suele ser incómodo, no tan agradable o doloroso.

Por eso muchas personas sin darse cuenta se van al pasado y manifiestan enfermedades en su presente, en su cuerpo físico, por algo que ya sucedió. Lo interesante es que ni siquiera recuerdas el pasado: recuerdas tu interpretación del pasado.

¿Qué emociones manifiestan estas enfermedades? Sobre todo la tristeza, una emoción asociada al pasado. Puede ser un evento o una situación que dejó una marca en tu vida, un aprendizaje intenso. Entonces tú lo traes a tu presente en cada momento. Cuando haces eso, cambias tu energía a que vibre en tonos grises, a que esté bajita, afectando tus pulmones, tus vías respiratorias.

Desánimo, rencor, resentimiento y odio, son otras emociones que tienen que ver con energías del pasado. Entonces podríamos generar algo grave; desde enfisema, problemas respiratorios o problemas en el hígado, hasta cáncer. De hecho el mayor componente del cáncer, es el odio, el rencor o el resentimiento. Todo el cáncer se crea sosteniendo tus memorias del pasado. Y sostenerlo intensamente. No podrías odiar por adelantado a una persona, no podrías decir “Voy a ir odiando a mi novi@ por si en el futuro me hace algo” o “De una vez voy a odiar a mi jefe del trabajo por si me corre”. No se puede.

Lo ideal es sanar nuestro pasado. Todo lo que vivimos fue en el nivel de conciencia que teníamos antes; incluso las personas que interactuaron con nosotros, tenían que ver con ese nivel de conciencia. Y lo más interesante, nos dio un aprendizaje, una experiencia, un desafío, un reto en nuestra vida. Por lo tanto deberíamos agradecer, aprender de esa lección, de ese reto y soltarlo. Si sigues hablando de tu pasado a cada momento, es porque no lo has sanado; es que no entendiste la lección o el aprendizaje. Y toda prueba que no se entiende o que no se supera, se repite.

Te invito a revisar tu pasado. Sánalo, date cuenta de todo lo que agradeces de él. Bendícelo. Hónralo y libera tu cuerpo, es el que más te lo va a agradecer.

Gracias por leerme, te mando un gran abrazo y mucha luz.

El papel de la radiestesia en la sanación energética.

0

Aprender radiestesia como herramienta en las Técnicas de Sanación, me puede ayudar e impulsar en el camino de mi crecimiento en conciencia. Te voy a platicar cinco buenas razones para usar en nuestras terapias energéticas, objetos como el péndulo o las varitas de radiestesia.

1. Para saber cómo está la energía.

Sí. Puedo saber cómo está mi propia energía, mi sistema energético, mis chakras, cuánta energía tengo o si estoy vibrando elevado. Y lo más interesante es que puedo utilizar estas herramientas para ayudar a otras personas y a mis pacientes; puedo preguntar cómo está su energía en este momento.

2. Para detectar fugas, bloqueos o distorsiones en la energía de una persona.

Mientras más practicamos con las Técnicas de Sanación, más abrimos nuestras capacidades. Y después se hace mucho más fácil con la mente y la energía detectar alguna distorsión o desequilibrio; pero cuando empezamos, o para corroborar resultados o tus intuiciones, es muy interesante hacerlo con radiestesia. Podemos preguntar rápidamente, por ejemplo, “¿Qué chakra tiene bloqueado?”. Y al ir pasando el péndulo o las varitas con el paciente y preguntar si tiene alguna distorsión en su energía, podremos detectar dónde está la fuga.

3. Podrás equilibrar los chakras de una persona.

Existen muchas técnicas para lograr el equilibrio de los chakras. Primero es importante darme cuenta qué estoy haciendo con mi forma de pensar, sentir, con mis actitudes, preguntarme qué está generando ese desequilibrio… Así me voy a la causa.

Y con las técnicas de radiestesia podemos ayudar a los pacientes –o a mí mismo– a encontrar equilibrio de chakras mucho más rápido.

4. Encontrar objetos.

Con este punto nos estamos saliendo un poquito de la sanación, pero es interesante saber que con radiestesia es posible encontrar objetos extraviados, o saber si todavía están en casa o en otro lugar. Al final, una herramienta de mucha ayuda.

5. Conectar con tu sabiduría superior.

El punto más importante. ¿Qué quiere decir? No quiere decir que las varitas o el péndulo se muevan por sí solas, de hecho tiene que ver con tu sabiduría superior, con tu mente superior. Tú estás generando movimientos muy sutiles, pero que tu YO SUPERIOR sí lo sabe. No quiere decir que las varitas de radiestesia son mágicas o que algún espíritu las esté moviendo. Las mueves tú mismo con tu sabiduría superior o con tu mente superior.

Esto te lleva a saber que tú sabías la respuesta, tú sabías si la energía de la persona estaba desequilibrada o no. Y simplemente con las técnicas de radiestesia empiezas a comprobar. La idea al usar péndulo y varitas, es que poco a poco las vayas dejando; es ahí donde te das cuenta que tu sabiduría superior y tu intuición siempre han sido certeras y en sincronía con lo que te marcan estas herramientas; sólo es usarlas como auxiliares en Técnicas de Sanación.

Sigamos creciendo juntos nuestro nivel de conciencia. Gracias por leerme. Te envío mucha luz.

Cinco beneficios de las Técnicas de Sanación.

0

Las Técnicas de Sanación no son algo nuevo. El Maestro Jesús, por ejemplo, en muchas sanaciones imponía sus manos sobre los enfermos, e incluso les enseñaba a sus discípulos a sanar, les decía “Vayan, pondrán sus manos sobre los enfermos y los sanarán”. Buda también utilizaba algunos símbolos. Y existen técnicas en todo el mundo –Japón, China, India…–. Y en todos lados tienen el mismo principio: pasar energía vital que necesita la otra persona, para que la misma persona corrija su energía y desequilibrio.

¿Qué pueden aportan las Técnicas de Sanación en nuestra vida? Te comparto cinco puntos importantes.

1. Van a la causa de la enfermedad.

Y me refiero a las causas que son los pensamientos, las emociones negativas sostenidas, energía atorada en nuestro cuerpo; las Técnicas de Sanación son increíbles para liberar toda esa energía.

De hecho muchos psicólogos y médicos toman este tipo de técnicas porque se dan cuenta que se complementan, que son cosas diferentes. La ciencia, por ejemplo, nunca te va a poder quitar un bloqueo energético o un bicho energético; igual que si nos está dando un infarto, no nos damos sanación, sino que vamos al hospital.

2. Equilibran nuestra energía.

¿No se te hace un poquito paradójico que estemos en la etapa con más avances científicos, más avances en la medicina, en tecnología y sea la época donde más enfermedades hay? Y de hecho enfermedades nuevas cada día. ¿Qué está pasando? Hay mucho desequilibrio en nuestros pensamientos, en las emociones, en nuestra forma de ver la vida, en nuestra forma de reaccionar ante la vida. Y toda estas emociones y esta energía empieza a desequilibrarse y, obviamente, se manifiesta como una enfermedad. Las Técnicas de Sanación nos ayudan a corregir nuestra energía y así a estar más sanos.

3. Nos ayudan a liberar energía antigua.

Muchas veces grabamos problemas anteriores, preocupaciones; los sentimos con tanta intensidad en nuestra vida, que se quedan en nuestra energía y a veces bloquean un órgano, dependiendo la emoción. Por ejemplo la ira, que desequilibra mucho el hígado, entonces después de haber tenido un enojo por muy largo tiempo, se desequilibra mi hígado. Lo que hace la sanación es liberar energía de traumas, de eventos negativos del pasado y va limpiando nuestro cuerpo; de hecho eso hará que podamos vibrar un poquito más elevado.

4. Nos dan energía para generar cambios.

Al empezar a practicar contigo mismo las Técnicas de Sanación, tu cuerpo va a tener la energía necesaria, la motivación necesaria y la fuerza para ir realizando cambios en tu vida, dejar vicios, mejorar hábitos, formas de pensamiento, a lo mejor cerrar ciclos con situaciones, personas, trabajos que no te gustan… Es como un motor, una fuerza que te empieza a impulsar a que encuentres la verdadera felicidad, la paz, la armonía y la abundancia.

5. Llenan de energía sutil nuestro cuerpo.

Empezamos a ver la vida diferente, empezamos a ver que hay algo más que sólo la materia, empezamos a sentir energías nuevas, increíbles. Y te cuento, muchas personas que llegan con nosotros a cursos o diplomados –y que además llegaron escépticos y no creían que exista esto–, dicen “¿Cómo puede ser que pueda ver figuras y colores en mi mente o en mis ojos?” o “¡Sentí exactamente cómo se me salió algo del corazón!”.

Empiezan a tener contacto con este mundo sutil, con este mundo que todos los grandes maestros espirituales de todos los tiempos han hablado, estas energías que van mucho más allá. Y al conectarte con esas energías, al soltar energías antiguas, al quitar bloqueos energéticos, empiezas a encontrar un equilibrio y una paz que quizá querías y no sabías cómo encontrarla.

Por estas y muchas más razones, aprender Técnicas de Sanación y aplicarlas en nuestra vida, a nuestros seres cercanos, a nuestros familiares o dedicarnos a ser terapeutas energéticos, va a equilibrar nuestra vida y a las demás personas. Es una experiencia increíble.

Si quieres saber cuál sería el beneficio personal en tu energía, si gustas en los comentarios puedes dejarme tus preguntas y con mucho gusto te responderé.

Gracias por leerme. Recibe luz y bendiciones.

X