Inicio Blog Página 9

Meditación “Vidas pasadas”.

0

Muchas veces nos hemos preguntado si la reencarnación existe, o quizá hasta tú mismo haz llegado a decir: “Yo creo que en mi otra vida fui tal”. Descubre un poquito de ti en el pasado mientras meditamos juntos. Dale play.

Meditación “Equilibrio”.

0

Estar en equilibrio es estar en paz con nuestros pensamientos, de esta forma elevamos nuestra frecuencia vibratoria y así nuestro cuerpo estará sano. Meditemos juntos. Dale play.

Meditación “El resurgir de México”.

0

Aprovechemos estos días para reflexionar y dar gracias por la oportunidad que tenemos de seguir cocreando y hacer de México el país que queremos. Medita conmigo y digamos ¡Aquí estoy México! Súmate al cambio y dale play al “Resurgir de México”.

Meditación “Enviando energía a la Tierra”.

0

Sánate, entra en equilibrio con la Madre Tierra. Mandémosle juntos mucha luz. Dale play.

Experiencias asombrosas.

0

Dentro del mundo de la sanación energética he tenido las mejores experiencias en mi vida. De hecho empiezas a creer en esto hasta que lo experimentas y en este artículo te contaré algunas de ellas.

Conocí a un chico en un curso, al que yo le notaba algo energético diferente, en ese entonces yo daba sanación individual, y un día le comenté que le veía algo en la espalda, cómo una serpiente y me dijo –Observa bien–. Le vi alas y él me confirmó que era un dragón, era un protector espiritual. Un día fue a una terapia de sanación energética conmigo y él era muy sensible, con los ojos cerrados me iba describiendo todo lo que yo hacía y aparte su cuerpo reaccionaba con movimientos en los puntos dónde le enviaba energía. En un momento dentro de esa sanación apareció su dragón, yo lo vi por clarividencia y no mencioné nada y él en ese momento dijo –Ya llegó mi dragón–, su dragón estuvo en la sanación pero lo más interesante es que le vi una herida a su dragón, como si trajera clavada una espada, le comenté al chico que su dragón estaba lastimado y que lo ayudaría, me dijo que lo había protegido de un ataque energético y por eso estaba lastimado. Después de un momento pude retirar lo que traía y sanar su herida, todo eso yo lo hacía en silencio y el chico que estaba con los ojos cerrados dijo –Ya está bien; y está muy contento–. En ese momento yo veo que el dragón comienza a volar en círculos alrededor de nosotros, muy feliz. El chico se fue muy feliz porque su dragón estaba sano.

Días después cuando estaba dando sanación energética, su dragón venía a verme, daba vueltas alrededor del consultorio muy feliz y se iba, eso ocurrió varias veces y cuando volví a ver al chico me dijo –Mi dragón luego va a verte, está muy agradecido–. Hasta ese entonces nunca había tenido una experiencia tan cercana con un protector espiritual, ayudarlo energéticamente y que me viniera a saludar en gratitud. Entendí que por eso muchas culturas mencionan dragones o serpientes aladas ya que existen en el mundo sutil.

En otra experiencia interesante, estábamos en el Diplomado en Técnicas de Sanación aprendiendo la Técnica Reiki, hicimos una meditación y una sintonización antes de la hora de la comida, terminó la misma, todos salieron contentos y se fueron a comer. Pero una alumna se quedó sentada, parecía dormida, me acerqué a ella toque su hombro y se levantó, estaba con los ojos cerrados, pero noté su energía muy distinta, para mi sorpresa empezó a gritar –¡No me saques! ¡No me saques!– Su voz era distinta, como de una adolescente, y seguía –Yo la quiero mucho, no me saques, déjame aquí–. Obviamente sabía que traía un espíritu y que la sintonización aumentó la vibración de su cuerpo y el espíritu estaba desequilibrado. Le pregunté –¿Por qué estás en ella?– pero ella no me respondía, sólo seguía gritando que no la sacara, seguí preguntando muchas veces, le dije que si la podía ayudar en algo, pero no respondía estaba desesperada. Psíquicamente le expliqué que todos estamos en un camino de evolución y que ella tenía que seguir avanzando, que tenía que seguir su camino hacia la luz.

Muy amorosamente pedí a sus guías espirituales, maestros y a la energía divina que si era momento de seguir de este espíritu se diera todo lo necesario para que lo hiciera, en eso la rodearon seres de luz, se abrió un portal energético de mucha luz y la ayudaron a cruzarlo, después de eso, la alumna abrió los ojos, sin saber lo que había ocurrido y le dije –Traías un espíritu. Ya lo sabías ¿verdad?– y me contó que sí lo había sentido, que era el espíritu de una chica y ya llevaba tiempo con ella. Desde ese momento ella recobró su energía, sus propósitos, su fuerza, su voluntad. Y me di cuenta que muchos espíritus se meten en las personas porque tienen miedo, no saben que hacer o están desesperados y que si los ayudamos amorosamente a seguir evolucionando todos nos acercamos más hacia nuestro propósito en la luz.

Gracias por leerme, recibe luz y bendiciones.

Sanación psíquica en hospital.

0

La sanación energética es muy sorprendente y opera a muchos niveles. Tenemos cuerpo físico, mental, emocional y espiritual; en esta experiencia pude comprobar más del mundo invisible.

Un amigo tuvo un accidente automovilístico en el que resultó lastimado, fui al hospital y él estaba en terapia intensiva, su esposa me pidió que le diera sanación y cuando entré vi que él estaba en un lugar lleno de médicos y mucho movimiento y tenía solamente 10 minutos para mandarle energía, sabía que no podría mandarle energía con mis manos ni acercarme demasiado a él, ya que el lugar estaba muy supervisado y los médicos al desconocer de estas técnicas me preguntarían mis intenciones.

Empecé a mandarle energía con mi mente, visualicé cómo le colocaba mis manos en su pecho, que era la zona más afectada, le mandé luz, él estaba con los ojos cerrados, muy medicado, pero sucedió algo inesperado, empezó a decir –Abraham mi pecho, me estas lastimando el pecho, me duele– me sorprendí mucho porque tenía los ojos cerrados, no sabía que yo estaba ahí y no estaba haciendo nada con mis manos, sólo con mi mente. Eso que estaba sucediendo también me emocionó mucho porque sabía que estaba teniendo resultados, seguí mandándole energía por los 10 minutos que estuve ahí; veía su rostro en ocasiones quejándose de dolor y en otros instantes muy relajado. Salí del lugar entre confundido, agradecido por la experiencia y por poder ayudar en este proceso de sanación.

Meses después de su recuperación, tomó el Diplomado en Técnicas de Sanación y en el módulo de protecciones energéticas, cuando hablábamos del mundo astral mi amigo comentó algo que nunca me había dicho. Nos contó que cuando estaba en el hospital en terapia intensiva él estaba flotando encima de su cama, vio cuando llegué, y que observó cómo metí mis manos en su pecho y hacía movimientos adentro, que era cómo si estuviera arreglando algo, dice que me vio por varios minutos haciendo eso y que también observaba luz. Al escuchar esto yo me sorprendí y le dije –¿Qué crees? Yo nunca moví mis manos– y él me decía –claro que sí, yo te vi–. Fue entonces cuando me di cuenta que el mundo astral lo operamos con la mente y como él estaba desprendido o desdoblado de su cuerpo, pudo observar lo que yo hacía con mi mente y le expliqué lo sucedido.

En esa experiencia comprobé que lo que hacemos en una sanación, ya sea psíquica o energéticamente, influye en los planos sutiles de la existencia, que somos capaces de ir a las causas invisibles y corregirlas en ese nivel. La vida es más sorprendente que cualquier película de acción, sólo tienes que abrir los ojos para poder percibirlo.

Gracias por leerme. Recibe luz y bendiciones.

Contacto con la energía divina.

2

El contacto con la luz siempre es asombroso. Recuerdo una experiencia en donde vi la luz que tanto se mencionaba en libros; tomaba clases de meditación, me gustaba mucho meditar porque en primer lugar sentía una gran paz y en segundo porque algo grande sucedía en mi interior.

Ese día, la meditación había estado increíble, sentía una paz enorme y gratitud inmensa por la vida, por la luz y porque sabía que en verdad existía algo más allá. Me quedé en el salón de meditación a solas por un rato más y me sentía tan agradecido que quería mandarle a Dios esa energía que sentía, concentré la atención en mi corazón y salió una esfera dorada muy brillante que con toda mi intensión la dirigí a Dios. Esa esfera comenzó a subir y de repente se metió en mi cabeza y de una manera reveladora entendí lo que todos los libros y maestros espirituales dicen: que Dios estaba en mi interior. Fue como una explosión de luz en mi cabeza, tardé en poder reaccionar un momento y cuando abrí los ojos vi cómo todo estaba hecho de una luz dorada con códigos, cómo en la película de Matrix pero en lugar de verde eran dorados. Las paredes estaban hechas de estos códigos, el piso, las personas, todo era luz, todo lo que había leído era cierto.

Recuerdo salir de ese lugar y cuando veía personas con esa luz sentía un amor incondicional hacia ellas, un amor indescriptible y ni siquiera los conocía, a los árboles los quería abrazar porque sentía que los amaba y que ellos me mandaban todo su amor.

Manejé hacia mi casa, el radio se prendió solo y se puso una canción que decía “Sé quién soy”. Volteaba a todos lados y veía los carros con luz, la calle, todo era tan increíble, indescriptible y hermoso que sé que cuesta trabajo creerlo. Sentí un amor hacia toda la vida, hacia todo lo existente y eso me lleno de luz. Al llegar a casa, un familiar que no sabía nada de meditación me vio y se sorprendió. Yo sentía que mi aura estaba enorme y radiante, después de observarme por un tiempo me dijo –te ves esponjado– me reí y le contesté –expandido– y me dijo –sí, así te ves–.

Recuerdo que todavía seguí viendo los códigos de luz dorada por unos días, pero ya no con la misma intensidad como ese día. Mi vida cambió, esa experiencia me conectó aún más con la meditación, técnicas de sanación y manejo de energía.

Sé que ese día conecté con un nivel más elevado de mí, con mi Yo Superior y ya no volví a ser el mismo. Mi rumbo estaba trazado, mi corazón lo deseaba con toda su fuerza, quería vivir el camino que llevaba a esa luz.

Gracias por leerme, recibe luz y bendiciones.

Regalos de la Madre Tierra.

0

Los cuarzos te escogen a ti. Podríamos decir que tu Yo Superior encuentra una ayuda energética para ti y te hacen llegar el cuarzo; tu Yo Superior es un nivel más elevado de ti mismo, el cual trata de contactar, guiar y ayudarte de muchas formas.

Recuerdo que apenas llevaba unos años en el mundo de la energía y un cuarzo de doble punta transparente llego a mí (o me lo mandaron) lo más interesante es que ese cuarzo llegaba y se iba de mi vida de forma mágica y misteriosa, recuerdo algunas veces buscarlo y no encontrarlo por ningún lado y luego lo encontraba en la bolsa de mi pantalón y yo decía “no puede ser”.

Es bien sabido que los cuarzos te protegen de daños energéticos y en esa ocasión lo corroboré, antes de salir de vacaciones apareció como siempre, mágicamente en la bolsa de una bermuda y pensé “qué bueno que apareció, me lo llevaré al viaje” y por varios días lo traje conmigo, hasta que un día noté que tenía rayas rojas por dentro, muy raro, parecía como si tuviera sangre, traté de ver si se había roto o le había entrado algo color rojo, pero no, estaba intacto. El cuarzo es un mineral con un grado de dureza alto, no es tan fácil de romper. Un día después, meto mi mano a la bolsa del pantalón, el cuarzo estaba partido a la mitad y en sus bordes color rojo, como sangre, en verdad no supe de qué me protegió mi cuarzo esa vez, sólo le di las gracias por cuidarme. Comencé a protegerme energéticamente más y agradecí toda la ayuda.

Después, a través de experiencias que me contaban alumnas supe que los cuarzos son guardianes del mundo espiritual; ayudas de la Madre Tierra para sanarnos y encontrar el equilibrio.

Una alumna que estaban molestando energéticamente, compró un ángel hecho de cuarzos violeta de punta, lo colocaba en su buró al dormir y cuando despertaba el ángel tenía las alas dobladas hacía atrás y muchos cuarzos estrellados. Las primeras veces que sucedió se asombró y volvía a acomodar sus alas, su sorpresa era que al otro día sucedía lo mismo y tenía más cuarzos estrellados. Lo que sucedía era que los cuarzos estaban parando la energía que dirigían a ella.

Cuando estés en una tienda de minerales y un cuarzo te guste, sientas que lo quieres tener, hazte caso, lo más probable es que niveles superiores de ti te estén dando consejos de que lo lleves. Confía en tu sabiduría interior.

Meditación “Sanando tus Chakras”.

0

Sana tus chakras, equilibra tu energía, llénate de luz y conciencia. Meditación especial para llenar de luz cada uno de tus chakras. Dale play.

Mundo astral y protecciones energéticas.

0

Mientras más aprendía del mundo de la energía me di cuenta que existen muchos niveles de vibración y que por eso es bueno filtrar las energías que vibran bajo para así estar más equilibrados, sin perder nuestro centro.

A mí me gusta comprobar todo lo que aprendo y cuando conozco a personas con dones o habilidades diferentes me gusta experimentar. Conocí a un chico que tenía desprendimientos astrales involuntarios, decía que constantemente se salía de su cuerpo y se veía a sí mismo y pasaba mucho tiempo así. Para corroborar, le dije que me visitara en mi casa (en nivel astral) y él me dijo que lo intentaría. Por la noche, me sorprendí al verlo con mi tercer ojo, pasó junto a mí, paso por las recámaras, bajó las escaleras, estuvo en la planta baja y después de un rato se fue. Al día siguiente, al verlo por la mañana le dije “fuiste a mi casa como a las 11 de la noche” y él me contestó asombrado “¡¿me viste?!” y yo le describí por dónde llego, qué hizo y cuándo se fue; él a su vez me describió mi casa, colonia y zona.

Fue un experimento interesante porque los dos corroboramos nuestras habilidades, él la de viajar en cuerpo astral y yo la de poder percibirlo por clarividencia.

Eso no acabó ahí. Días después yo estaba en mi casa en la noche y de repente sentí cómo él venía en camino hacia la casa, al instante hice una protección energética y la programé para que no pudiera pasar. Sentí cómo estaba afuera de la casa intentando pasar, lo intentó por varios lugares, de muchas formas y después de un rato se fue. Al verlo al otro día por la mañana, se acercó y me dijo –Qué mala onda– y yo con una sonrisa le contesté –¿Por qué?– y me respondió –No me dejaste pasar– a lo que contesté –No me pediste permiso antes–.

Después de eso me contó que había un campo magnético que literalmente no lo dejaba pasar; podía ver hacia mi casa pero no podía atravesar ese campo aunque lo intentó por muchos lados.

Esa fue la primera vez que corroboré que las protecciones energéticas generaban algo poderoso en los mundo sutiles y por eso en muchas técnicas ancestrales se practicaban.

Después de muchas prácticas he podido desarrollar la habilidad de ver, sentir, hablar, comunicarme con seres que están en plano astral y también a protegerme de seres diferentes a la luz.

Las técnicas de protección son reales, pueden representar un gran paso en el crecimiento de una persona porque se asegura que todo lo que viva venga de ella, sin influencias externas. Y así como esta, tengo muchas historias que contarte referente al mundo de la sanación, manejo de energía y los mundos invisibles.

Gracias por leerme. Recibe luz y bendiciones.

X