¿Cómo sanar un duelo?

1
916

Sí. Las cosas no siempre pasan como tú deseas. Y a veces parece que hay caos y destrucción. Parece que no encuentras la salida y todo se vuelve más complicado. Pero algo en ti te dice que todo tiene un por qué; todo tiene una razón más importante.

Y sí, se vale llorar. Se vale sentir. Se vale creer que todo está muy mal. Que es injusto. Y que no puede ser.

Si miras a tu alrededor, sabes que hay muchas personas viviendo algo similar. Y que a veces lo que tú vives, de hecho es más ligero.

Date esta oportunidad de sentir, de poder tocar un nivel profundo de ti; ese nivel que solamente esta prueba te puede mostrar.

Y sí, sí se vale.

Y también se vale verle el bien, verle lo bueno a la vida… Y darte cuenta de todo lo que siempre te da.

Observa las grandes enseñanzas, los grandes momentos con estas personas que ya no están. Elige conectar con todo lo que te da la vida: Sonrisas, momentos, canciones, bailes, regalos, reuniones… Elige ese bien. ¿Qué agradeces de tu relación con esa persona, con ese familiar? Recuérdala; recuerda lo feliz, lo alegre y llénate de ese bienestar. Eres tan afortunado por haber vivido esas experiencias, por haber platicado, por haber reído.

Quédate con eso; llénate de esa energía.

Eres muy afortunada, muy afortunado. Elige ver a esa persona en luz, en bien, en felicidad; porque el único estado de un alma, es la expansión, el gozo, la celebración.

Conecta a nivel del alma con este Ser. Él está bien; ella está bien.

La vida es una gran oportunidad para disfrutar cada momento, cada desafío, cada reto; una gran oportunidad de conectar con el momento presente. Así que agradécelo, honra y fluye desde este bien.

1 Comentario

  1. Gracias por esta hermosa reflexión, de repente tengo el ánimo muy abajo y por fortuna te encuentro en el momento indicado y vuelvo a sentirme mucho mejor, muchas gracias por todo lo que compartes siempre me caen como anillo al dedo muchísimas gracias Abraham Cinta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here