Cáncer de Mama, el verdadero peligro.

0
2998

El verdadero peligro de esta enfermedad –que en estos tiempos es tan común y casi esperada tanto por los médicos como por la sociedad–, es que nos deje sin posibilidades de hacer algo. Y es que habrás visto que existen muchísimas campañas contra el Cáncer de Mama, pero todas van orientadas a recaudar fondos, a apoyar a personas que ya tienen la enfermedad o para prevenir, a hacer que las personas se revisen, pero nunca te ponen a ti como la causa de la enfermedad.

Si no tomamos en cuenta que estamos vibrando de cierta manera para hacer que las células de nuestro cuerpo resuenen o pierdan el equilibrio y éstas manifiesten la enfermedad, nunca vamos a poder sanarlo ni solucionarlo, ni personalmente ni como sociedad.

Esta enfermedad tiene que ver mucho con la relación afectiva con la madre o con la figura materna. Puede estarse gestando desde la infancia, sosteniendo algunas emociones y, posteriormente, en la edad adulta, cuando todavía no se sana el conflicto o la situación con la madre, ya sea pasiva o activa, si hay alguna distorsión en la relación, va a estar afectando esta zona del cuerpo en específico.

En nuestra experiencia de más de 10 años de diplomados, cada persona que ha llegado con nosotros y le hemos preguntado “¿Cómo te llevas con tu mamá? ¿Hay algún conflicto?”. Y este conflicto puede ser activo (como “Soy intolerante a mi mamá porque es muy controladora”) o pasivo (como “Siempre me sentí abandonad@ por ella”). Siempre hubo una explicación o un entendimiento de los alumnos para darse cuenta que si tenían eso (y de hecho que todavía, si seguían manifestando el Cáncer), es porque aún no lo habían sanado. Tanto es así que podía haber muerto la madre hace 20 años y una persona manifestar Cáncer de Mama porque en su mente todavía tenía un conflicto en relación a la mamá.

Lo interesante es que tú puedes cambiar tu vida, tú puedes entender por qué viviste ciertas situaciones con tu mamá, por qué la elegiste con esa personalidad, por qué resonaban así; algo se estaban enseñando mutuamente. Cuando lo entiendes, te perdonas, perdonas a tu mamá, en verdad puedes hacer que la energía de tu cuerpo cambie y ya no puedas sostener ninguna enfermedad que vibre de manera lenta.

Te invito a reflexionar acerca de este tema, porque tú puedes sanar tu vida, tú puedes cambiar tu energía; y no necesitarías ni quimioterapia ni radioterapia. Y en el caso de que lo necesites porque ya la enfermedad ha avanzado, de todos modos es importante sanar esa relación, si no es posible seguir generando la energía adecuada para que se manifieste algo en los senos.

Gracias por leerme. Te envío un gran abrazo y mucha luz.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here