El verdadero poder.

0
1195

Muchas veces se cree que mientras más fuerza de voluntad, más mente le metes a todo, más razón y más seguridad en tus creencias, tienes mucho poder. Pero en verdad el verdadero poder cuando lo hablamos desde lo espiritual, tiene que ver con recordar quién eres, recordar tu esencia, recordar que tú estás más allá de las palabras, de la mente y de las emociones.

Tú eres el Ser que escucha, no el ser que habla. La mente, nuestro ego, es el que regularmente está tomando las riendas de nuestra vida y simplemente está limitado a una personalidad, a un papel, a un personaje y no podemos salir más allá de este Ser o de este Yo-Ego.

Entonces el verdadero poder tiene que ver con el silencio, con darte cuenta que tú eres más allá que tu simple diálogo mental –muchas veces limitante, expansivo y con nuestras múltiples voces del ego, negativas o conflictivas o limitantes– y voces del ego que hablan de expansión, de crecimiento de conciencia, pero siguen siendo nuestro ego en este diálogo mental interesante, grande, y que a veces parece un círculo vicioso interminable.

Entonces nuestro verdadero poder viene de nuestro centro y va más allá de las palabras.

Le preguntan a Buda:

–Maestro, ¿tú eres un dios?
–No –contestó Buda–
–¿Tú eres un ángel?
–Tampoco.
–¿Entonces qué eres?
–Sólo soy un testigo silencioso.

¿Y qué es ser un testigo silencioso? Es un Ser que no se identifica con las formas, con lo que sucede. Sino simplemente observa, solamente es.

Recordemos dónde está este Ser, esta energía. Sino podemos pasar toda nuestra vida filosofando, conociendo, leyendo, tomando cursos, meditando, pero si no vamos más allá de nuestro diálogo mental, de nuestra según “sabiduría” –porque a veces sólo es conocimiento-, que no puedes conocer a tu ego. Y si no puedes conocer a tu ego, desde la mente nunca vas a poder conocer al Ser o la verdadera espiritualidad.

De hecho podemos saltarnos todo ese proceso con sólo observarnos, sólo concentrarnos en las sensaciones de nuestro cuerpo, en lo que percibimos, lo que olemos, lo que sentimos, y darnos cuenta de la percepción del espacio.

En esto vamos a poder encontrar el Ser que es el testigo silencioso que ya eres, pero que a veces has jugado a ya no ser y a reconocerte.

Esta es la idea. Paremos la identificación con nuestro diálogo mental que a veces tortura, a veces preocupa, a veces nos mete en círculos del pasado, en tristeza, mejor disfrutemos este momento aquí y ahora.

Dice una frase:

“Alégrate porque todo lugar es aquí y todo momento es ahora”.

–Buda–

Enfoquémonos más en este espacio, en ese lugar donde me estés leyendo, estés donde estés concéntrate que estás tomando ya sea tu celular o que estás en tu computadora, y que tú eres el que está viendo la pantalla, en lugar de sólo estar fundido con la información.

Recuerda, hay algo que está en ti esperando a que lo descubras, y cuando hagas ese esfuerzo por concentrarte en las sensaciones en lugar de sólo diálogo mental, vas a encontrar tu verdadero poder, tu verdadera naturaleza y tu verdadera esencia y es cuando más vas a disfrutar este juego, esta ilusión, esta matrix.

Muchísimas gracias por leerme. Te mando un gran abrazo, mucha luz y que tu mente te bendiga.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here